22 diciembre 2023
22 dic 2023

“El amor de Dios es más grande que el nuestro”

Piénsalo un momento. El amor de Dios por nosotros es mayor que el nuestro. El amor de Dios es más grande de lo que podemos imaginar.

de  Andrzej Sudol, SCJ

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El nacimiento de Jesús el Cristo fue profetizado en el Antiguo Testamento. Es el cumplimiento de esta profecía lo que nos reúne para celebrar la Navidad. ¡Ese maravilloso nacimiento del hijo unigénito de Dios! Era el plan de Dios, como se explica en Juan 3:16: “Porque tanto amó Dios al mundo que le dio a su hijo unigénito”. El amor que Dios siente por este mundo, por cada uno de nosotros, es tan grande que Dios estuvo dispuesto a sacrificar a su Hijo Unigénito por ti, por mí y por todas las personas de este mundo.

Piensa en ello por un momento. El amor de Dios por nosotros es mayor que el nuestro. El amor de Dios es mayor de lo que podemos imaginar. Por eso celebramos la Navidad cada año. Necesitamos recordar y celebrar ese maravilloso amor de Dios expresado en el Misterio de la Encarnación: “El Verbo se hizo carne y vivió entre nosotros” (Jn 1,14).

Durante la Navidad, cuando contemplamos el nacimiento de Cristo, no se trata sólo de celebrar que nació como hijo de Dios, ¡aunque eso en sí mismo es un acontecimiento asombroso! Pero la Navidad es también la celebración del nacimiento de la redención para todos los seres humanos. Jesús nació también para que “todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Por tanto, el día de Navidad, nos alegramos del asombroso nacimiento del hijo de Dios, y también nos alegramos de nuestra salvación, sabiendo que, gracias a su nacimiento y sacrificio, nos uniremos a él en el cielo por toda la eternidad.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.