29 enero 2024
29 ene 2024

IV Latin American and Caribbean Congress of Religious Life

Con más de 3.500 religiosos inició el IV Congreso Latinoamericano y del Caribe de Vida Religiosa, organizado por la CLAR - Confederación Latinoamericana de Religiosos.


email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

En la sede de la Universidad de la Salle en Bogotá han recibido a más de 400 participantes de las Américas y, de manera virtual, más de 3.000 personas se han conectado para discernir la cultura del cuidado basada en siete “C” de una sola opción: Cuidado, Creación, Compasión, Comunidad, Contemplación, Comunicación y Celebración. A este evento se ha sumado Vida Religiosa desde Estados Unidos y Canadá. La hermana Carol Zinn, secretaria ejecutiva de la LCWR, Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas de Estados Unidos, expresó su cercanía a la religión de América Latina y el Caribe: “Sentimos una gran unidad con ustedes, y eso nos hace muy felices en el corazón.”. Destacó que la contemplación a “los que estamos en la Vida Consagrada nos toca mucho el corazón”, por eso cuando “el Papa habla de Vida Religiosa resalta que siempre debe haber alegría, porque donde hay religiosos debe prevalecer la alegría. ” Es la alegría del servicio de los hombres y mujeres de Alba, que ayuda a superar los obstáculos en los desafíos y en las tinieblas, “confiados al pie de la cruz, y convencidos de que vendrá la Resurrección, la vida vencerá”.

Sor Liliana Franco, presidenta de la CLAR – Confederación Latinoamericana de Religiosos, agradeció a los más de 3.500 participantes por “su presencia física y virtual” como “evidencia de su elección de atención”.

La alegría del Evangelio, sobre todo cuando “hay estructuras que asfixian”. Porque no ponemos a las personas en el centro, hay un fuerte sentimiento de fracaso, que nos desanima, y formas que no nos abrigan y que nos quitan libertad y flexibilidad.

El arte del cuidado surge “al reconocer que el otro existe y su vida es importante. la frontera en

lo que es posible estar dispuesto a cuidar es donde terminan las actitudes egocéntricas,

Se acaba la autorreferencialidad y el individualismo mezquino. Sólo allí es posible la salida autónoma y el entrenamiento.

cada día en ese arte que desborda y planifica”. Para Sor Liliana “valida la existencia del otro, reconoce sus posibilidades y carencias, comparte su camino y su destino, sufre su dolor y

celebra la alegría de ello, sabiendo que estamos convergiendo en una misma historia y corresponsables del destino, hace que la opción natural cuide como forma de existir”.

Por tanto, las personas consagradas tienen como horizonte el cuidado de la dignidad humana y del bien común para que “inspire, anime y oriente la consagración”, lo que significa “afrontar la vida con el corazón de misericordia”. “La compasión no puede ser un apéndice resultante de la sensibilidad; debe ser consecuencia de elecciones. De nuestra elección de seguir a Jesús y trabajar por el Reino”, dijo.

Teresa, mexicana, de la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado desde 1994,

Tiene amplia experiencia ministerial en el área de educación. Abordó el tema “La comunidad en su dimensión relacional, planteando la pregunta: ¿Qué tenemos que atender para habilitar el arte de ser?”

¿Hermanas y hermanos?”. Se ha desempeñado como maestra, profesora de historia y administradora. Le apasiona capacitar agentes para el ministerio hispano en los EE. UU. Formó parte del Equipo de Liderazgo de la Congregación General y fue elegida Coordinadora Congregacional en 2014. sirvió en la presidencia de la Conferencia de Liderazgo de Mujeres Religiosas de EE. UU. de 2016 a 2019.

Rompiendo récords. Así, ha descrito la realidad de los religiosos y religiosas: calentamiento global, problemas sociales, violencia, migraciones, refugio y guerras. “Y si somos honestos, nos llevamos bien

haciendo la pregunta: “¿Será el fin del mundo?” La monja mexicana dice que “nos asaltan las dudas”. Por ello sacó a relucir la imagen del Coloso, obra del español Francisco de Goya, pues en este cuadro

“Es la humanidad la que huye aterrorizada”. Por cierto, citó el texto evangélico de Marcos 4,40, utilizado por el Papa Francisco en su oración Urbi et orbi del 27 de marzo de 2020: “¿Por qué tenéis miedo? Aún no

¿Tienes fe?

Afirmó: “Como vida consagrada, es importante hacernos esta pregunta: “¿Cuál es tu historia con el miedo?”, por ejemplo, cuando “los migrantes llegan a nuestras fronteras y “cómo ofrecemos una arquitectura de atención frente a nosotros”. ¿De esta estructura del miedo? Reconociendo que “algunos hermanos y hermanas tienen miedo del futuro”, insistió en que allí corresponde “poner en práctica el arte de la cultura del cuidado”;

Por eso, “el llamado a ser artesanos del cuidado implica perder el miedo. “La palabra de Dios resuena en nuestros tiempos como un mandato, no como una recomendación”.

Teresa Maya dijo: “Uno de los regalos más importantes que ofrecemos al proceso sinodal son las décadas de colaboración en nuestros apostolados con los laicos”.

Segunda intervención de Teresa Maya. “Contemplación tenemos

“Tenemos que combinarlo con la búsqueda de significado”. Así inició su tesis: “Cuidar el don recibido: La vocación, un don de sentido”. “La vida consagrada necesita un examen de conciencia sobre su vida espiritual”, lo que implica revisar “nuestras motivaciones” para poner a prueba nuestras verdaderas creencias como religiosos y religiosas ante la actual crisis de fe y la disminución de vocaciones.

Como Dehonianos, también estamos invitados a revisar y revisitar nuestra unión oblativa con Jesús, nuestra vida comunitaria y nuestro estilo de comunicación, para ser hombres de corazón compasivo y comunicadores del Amor de Dios en nuestra Humanidad de Hoy.

Artículo disponible en:

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.