29 junio 2021
29 jun 2021

Nosotros y los inmigrantes

Nosotros y los inmigrantes
Los dehonianos del sur llevan varios años abiertos a la acogida de inmigrantes. Historias de acogida antes y durante la pandemia
de  Rocco Conte
Presenza cristiana
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Tunde, el panadero

Tunde es panadero en Turín. Lleva más de tres años en nuestro centro de acogida para ciudadanos extranjeros que buscan protección internacional. Le hubiera gustado ser futbolista profesional -y se le daba bien-, pero la responsabilidad de ser padre de familia le empujó a aprender de inmediato un oficio infrautilizado, para encontrar un trabajo lo antes posible. En nuestro centro cocinaba para todos; era cuidadoso y respetuoso con las normas de higiene que había aprendido durante un curso en el que le habíamos inscrito. Le propusimos ser ayudante de cocina en un restaurante de Sorrento, pero pronto se hizo notar su gran disposición a aprender y pasó a la panadería de la misma empresa. Sí, porque para ser panadero hay que trabajar de noche y no todo el mundo está dispuesto a hacer semejante sacrificio. Ahora, en Turín, es el director de laboratorio de una panadería. Antonio, su hijo, nació en octubre de 2014, pocos días después del inicio de nuestra actividad de acogida. Lleva el nombre de uno de los trabajadores del centro al que los invitados tenían especial cariño. Fue bautizado en la capilla del Centro de Apostolado “P. Dehon”, en Via Marechiaro en Nápoles; el mismo centro que la Congregación Dehoniana ha puesto a disposición para la acogida de inmigrantes, gestionado por el Grupo de Laicos del Tercer Mundo.

Conventos abiertos

En aquel momento, el Papa Francisco recomendó a todos los religiosos abrir sus casas para ayudar a “acoger” a esas multitudes que poblaban “el éxodo africano.” Desembarcaron por cientos de miles y nunca hubo espacio suficiente para albergarlos. Entre 2015 y 2018 hubo entre 170.000 y casi 200.000 llegadas cada año.

Fue una buena experiencia. Nos dio la oportunidad de practicar la caridad, pero también nos enriqueció y nos hizo mejores. Nos dio la oportunidad de conocer a tantas personas que, a diferencia de la imagen estereotipada de los extranjeros, nos hicieron partícipes de la extrema pobreza de la que huían, de las atrocidades que sufrieron en su camino hacia Italia, de las muchas injusticias que se produjeron ante nuestros ojos por culpa de prejuicios mezquinos e injustificados.

La historia de Tereza e Ibrahim

Tereza se fue a Alemania y hace repartos a domicilio para una multinacional: es una “repartidora”. Gana poco y trabaja mucho, pero es feliz porque puede llevar una vida honesta y digna, lejos de las penurias por las que perdió a su hija en África. Cuando se fue, dejó una nota de saludo y agradecimiento a los empleados del centro de recepción. Todavía está pegado en el tablón de anuncios. Nadie tiene el valor de quitarlo. Arrancaría una lágrima incluso al más cascarrabias de los hombres.

Ibrahim viene de Sierra Leona y se encargaba de la limpieza de las zonas comunes del centro de acogida. Un pañuelo abandonado en el suelo era suficiente para que entrara en cólera, cogiera su escoba y su recogedor y diera un sermón a la primera persona que se pusiera a su alcance. Tiene cataratas en ambos ojos, que se están degenerando rápidamente a lo largo de 2020, a pesar de su corta edad. Está alojado en otro albergue, pero sigue acudiendo a nosotros para recibir atención médica. Y nosotros, fieles a nuestra misión, le ayudaremos hasta que el problema se solucione con la cirugía.

Nuestro trabajo continúa

A partir de 2019, por diversas razones referidas a los acuerdos internacionales y al cierre de las fronteras, se ha producido una drástica disminución de los desembarcos en las costas italianas y, por tanto, ya no son necesarios muchos centros de acogida. Las llegadas son muy inferiores a 10.000 al año y las instalaciones gubernamentales pueden absorberlas fácilmente en condiciones decentes.

Por esta razón, a finales de 2020, tras seis años de servicio acogedor, hemos decidido poner fin a este compromiso, percibido como una obligación humanitaria y una responsabilidad moral hacia tantos jóvenes y niños que nos han sido confiados y a los que hemos iniciado hacia un futuro digno.

Pero nuestro trabajo continúa. Nuestros misioneros, con los numerosos voluntarios, siguen comprometidos entre los “últimos” de esos países pobres que siguen siendo víctimas de desequilibrios existenciales, debido a la mala distribución de la riqueza y a la dificultad de acceso a los servicios primarios, como la alimentación y la salud. Son desigualdades por las que el Papa Francisco sigue apelando a los “grandes” de la tierra, a las organizaciones internacionales y a las personas de buena voluntad.

La desigualdad como enfermedad social

El Santo Padre, en una audiencia general de agosto de 2020, fue muy duro: “…los síntomas de la desigualdad revelan una enfermedad social; es un virus que proviene de una economía enferma. Es el fruto de un crecimiento económico desigual, que prescinde de los valores humanos fundamentales. En el mundo actual, unos pocos ricos poseen más que el resto de la humanidad. Es una injusticia que clama al cielo”.

La Santa Misa, en el séptimo aniversario de su visita a Lampedusa en 2013, el Santo Padre la dedicó a los migrantes y citó un verso del Evangelio para resumir sus peticiones: “Todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

Europe is distant – An African child looks at the sea that separates it from Europe

Fuentes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) afirman que casi 50.000 migrantes siguen atrapados en Libia. El 80% son personas que han huido de los horrores de las guerras en Sudán, Siria y Eritrea. Amnistía Internacional denuncia graves violaciones de los derechos humanos y abusos de todo tipo que no son difíciles de imaginar. Todo esto ha sido confirmado por los huéspedes del centro de acogida de los Padres Dehonianos en Via Marechiaro, en Nápoles, con relatos estremecedores que los han visto testigos y víctimas con heridas en el cuerpo y en el alma; pero afortunadamente estos han (removido) logrado superar ese gran cementerio en que se ha convertido el Mediterráneo.

Si lo pensamos, Libia puede parecer lejana, fuera de nuestro alcance, más allá del compromiso de cada uno de nosotros por esos “hermanos pequeños”. Sería demasiado simplista eximirnos de responsabilidad por ello. Esos hermanos más pequeños también están entre nosotros, en nuestras ciudades, en nuestros barrios, a lo largo del camino de nuestra existencia. Podemos mirar hacia otro lado, o fingir que no sabemos, o justificar nuestra falta de interés por nuestros problemas, pero ellos también están entre nosotros.

Grupo de Laicos del Tercer Mundo

La Asociación Gruppo Laici Terzo lleva años comprometida con la integración de los inmigrantes en Campania. En las escuelas de Nápoles ayuda a los niños con apoyo didáctico, especialmente para superar las dificultades lingüísticas por las que corren el riesgo de fracasar en la escuela.

Por lo general, los niños, incluso los recién llegados, aprenden el idioma rápidamente socializando con sus compañeros, pero en el último año ha sido más difícil. Sus compañeros, en el mejor de los casos, sólo los han conocido a través de la enseñanza a distancia: una pantalla que sólo acorta parcialmente la distancia social.

La pandemia ha negado todas las oportunidades de construir amistades y espacios de juego en el grupo de amigos. Muchos niños, especialmente entre los inmigrantes, se han visto aislados y, por lo tanto, excluidos de la posibilidad de participar en las actividades escolares debido a la falta de dispositivos electrónicos. Esto, a estas alturas, también es pobreza que provoca desigualdades y exclusiones. La Asociación, por tanto, se ha movilizado para proporcionar tabletas a los niños más necesitados, a aquellos que habían desaparecido de la escuela por no poder conectarse durante la pandemia. También son los hermanos más jóvenes.

“Presenza Cristiana” es una revista de información y cultura religiosa. Se dirige a la inteligencia y al corazón, sin distinción. Se caracteriza por el profundo respeto a cada uno, respondiendo a sus necesidades y estimulando la curiosidad.

Pertenece a la provincia del sur de Italia.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.