28 julio 2021
28 jul 2021

Un donativo del sacerdote

El juez Frank Caprio recibe un regalo inesperado de un sacerdote dehoniano.

de  Mary Gorski

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Normalmente, cuando las palabras “sacerdote” y “donación” aparecen en la misma frase, se supone que el sacerdote está buscando una donación para cualquier ministerio en el que esté involucrado. Pero cuando el P. Mark Mastin, SCJ, se presentó en la sala del tribunal con un cheque de 1.000 dólares, era para dar una donación a otra persona: el juez Frank Caprio. Desde 1985, Caprio ha servido como Juez Municipal Principal en Providence, Rhode Island (EE.UU.). Su compasión, amabilidad y humor le han convertido en una leyenda local y, en los últimos años, a través de vídeos y televisión, en un ejemplo nacional de justicia y misericordia.

Inspirado por este sentido de “misericordia y de juzgar con justicia” del juez Caprio, el P. Mark decidió hacer una visita a la sala del juez y ofrecerle un donativo de 1.000 dólares.

“El sistema judicial consiste en tener misericordia y juzgar con justicia… acompañar a alguien y sacarlo de las profundidades de la desesperación. Usted representa lo que debería ser el sistema judicial; la verdadera justicia”, dijo el P. Mark.

Vea el vídeo del P. Mark y el juez Caprio interactuando en la sala.

Del mensaje del P. Mark al Superior General:

Querido P. Carlos. Le agradezco sus amables palabras. Estaba en la ciudad para participar en una ceremonia de promoción militar de mi antiguo comandante. Como sabrá, fui capellán del ejército y serví en las guerras de Irak y Afganistán. Fui al juzgado sólo para dejar el dinero que mi familia y mis amigos me han dado como donación para ayudar a los pobres a pagar sus multas judiciales y agradecer al juez el trabajo misericordioso que hace por los pobres y los veteranos militares. El juez Caprio, un católico practicante, insistió en que entrara en la sala del tribunal. No sabía que me iban a filmar. Es muy humilde tener cerca de 800.000 personas que me envían mensajes de texto y me escriben en Internet. Nos elogian al juez y a mí por nuestras palabras para los que no tienen voz en la vida. Muchos de estos desconocidos se han conmovido hasta las lágrimas y han visto restaurada su fe en el Sacerdocio y en la Iglesia Católica. Incluso judíos y musulmanes y personas de todo el mundo han comentado positivamente el vídeo. Tengo la certeza de que Dios trabaja de maneras extrañas. Como alguien que ha hecho “podcasting” y ha estado involucrado en la pastoral juvenil, necesitamos que este mensaje salga a la luz sobre la misericordia del Sagrado Corazón. He intentado, a mi manera, durante los últimos 21 años, mostrar a nuestra Provincia de Estados Unidos el poder de los medios de comunicación. Quizás esto nos mueva a utilizar los medios de comunicación como una herramienta de Dios y de nuestra espiritualidad dehoniana. Les agradezco de nuevo sus generosos comentarios. Que Dios os bendiga y que tengáis un buen viaje. Viva Cor Iesu.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.