21 December 2020
21 Dec 2020

Carta conjunta de los provinciales del ITS y del ITM

Con motivo del centenario del nacimiento de la Provincia de Italia del Norte (ITS), el P. Enzo Brena y el P. Ciro Moschetta, escribieron una carta. Publicamos un extracto.

de  Enzo Brena, scj e Ciro Moschetta, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

En estos días de diciembre, para todos los Dehonianos italianos, la crónica se convierte en historia centenaria. Una historia que se viste de pobreza, según las cuatro gastadas y descoloridas páginas del cuaderno que contienen la primera acta de la recién formada Provincia de Italia, justo hace cien años el 2 de diciembre.

La Provincia Itálica, por lo tanto, tendría cien años de antigüedad, pero las actuales Provincias ITM (Provincia Italia del Sur) e ITS (Provincia Italia del Norte), surgidas por la división de 1960, tienen de hecho sesenta años. Observamos que nuestros números se han reducido cada vez más, muchas de las casas que ayer eran instrumentos de crecimiento por la abundancia de vocaciones ya no están, sobre todo las vocaciones son muy raras, para usar un eufemismo.

Las mismas grandes obras que constituían nuestro orgullo y nos permitían servir a la Iglesia, al Pueblo de Dios y a la Sociedad en Italia y en las Misiones ya no existen. En lugar de generar pensamientos de arrepentimiento estéril o de presunta decepción, el recuerdo de un pasado rico en bienes, y también en errores humanos, puede y debe convertirse en una ocasión para la gratitud, el replanteamiento y el arrepentimiento, si es necesario.

Sin embargo, si miramos hacia atrás en el siglo pasado, también vemos el mucho bien realizado por aquellos que nos han precedido, para los cuales podríamos retomar el pasaje del Sirácides: “Alabemos, pues, a los hombres ilustres, nuestros antepasados por generación. El Señor les ha dado gloria, su grandeza ha aparecido desde el principio de los tiempos (…), hombres reconocidos por su poder, consejeros por su inteligencia y heraldos de la profecía” (Sir 44, 1ss.).

Recordamos a los hermanos que se consumieron en el humilde servicio apostólico, oculto y rico en frutos ante Dios, a los que murieron a causa de la violencia y las enfermedades: en la lista, compilada año tras año por los Secretariados Provinciales hasta hoy, hay un total de 376. También recordamos a los que se fueron a servir a la Iglesia en el clero diocesano y a los que, con un poco de retraso, se dieron cuenta de que estaban llamados a otra vocación en la sociedad.

Entre los Dehonianos italianos, muchos han colaborado con la Santa Sede, con el gobierno central, con el Centro de Estudios; muchos han iniciado misiones ad gentes (Portugal, Argentina, Mozambique, Madagascar, Albania, Angola), obras sociales, provincias, regiones; muchos han enseñado a niños y jóvenes, han sido profesores de teología y de Sagrada Escritura; algunos han sido y son obispos; muchos otros han sido hermanos cooperadores compartiendo la misma vocación, llenos de méritos por las muchas obras que han realizado con generosidad. Las publicaciones de las editoriales de Roma-Nápoles y Bolonia han prestado grandes servicios a la Iglesia y al país, y lo mismo puede decirse de TeleDehon.

La división de la Provincia Itálica y el auge de ITM e ITS, que se produjo en otros momentos, hoy probablemente nos comprometen a una colaboración renovada y, sobre todo, a una reflexión libre de preconceptos y presunciones. Como escribió recientemente el Padre General: “no debemos perder de vista que ‘la calidad de nuestra vida religiosa y la eficacia de nuestro apostolado dependen, en gran medida, de nuestro constante esfuerzo de adaptación y renovación’ (Cst. 104). En este sentido, nuestras estructuras organizativas deberían ser siempre una ayuda y nunca un obstáculo. De hecho, nuestra Regla de Vida nos ofrece muchas posibilidades a este respecto, tanto en la definición del estatuto jurídico de la propia entidad como en su organización interna, considerando, por ejemplo, la creación de comunidades territoriales (cf. Cst./DG 73) o repensando el estatuto de las casas (cf. DG 116.9) u otras formas de presencia. Nosotros, como Gobierno General, reafirmamos a todas las entidades nuestra disponibilidad para acompañarlas en el discernimiento de estos procesos. Sigamos nuestro camino para que nada nos impida vivir con entusiasmo nuestra dedicación al Corazón de Cristo en la vida y misión que compartimos.” (cf. Prot. No. 0327/2020).

Queridos cohermanos, recordemos también a aquellos que han hecho posible nuestras obras y nuestro ministerio en la Iglesia con sus contribuciones: bienhechores y bienhechoras, laicos y laicas que han creído en nuestra misión y han trabajado con nosotros y para nosotros en las escuelas, la educación social, la vida parroquial, la editorial, etc. Recordemos a los miembros de la Familia Dehoniana, las Hermanas de varias órdenes religiosas que han prestado su precioso servicio en nuestras casas, así como a tantos empleados de nuestras casas. Deberíamos tomar de ellos y para ellos también, pasajes de la Escritura sobre hombres justos y mujeres fuertes, y probablemente deberíamos pedirles disculpas por haber estado a veces distraídos, concentrados en la autocontemplación y en atribuirnos un bien que fue obra de todos.

En el Corazón de Cristo encontramos la fuente siempre viva de nuestra espiritualidad para tener un corazón tan abierto y compasivo como el suyo, acogedor y solidario con todos. Que nuestra vida de consagración y nuestro servicio sean una contribución diaria a la construcción del Reino de Dios (Adveniat Regnum tuum) y a la comunión entre nosotros y con los demás (Sint Unum).

Que este centenario nos impulse a un camino de fidelidad y conversión continua para que juntos podamos contribuir a la misión de la Congregación, en comunión y “en salida” con toda la Iglesia.

Por lo tanto, nos unimos a los padres que nos han precedido en el tiempo y con ellos damos gracias a Dios por el bien que ha hecho a través de nosotros y, a veces, a pesar de nosotros.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter