13 julio 2021
13 jul 2021

El compromiso social de los dehonianos en Ecuador

El compromiso social de los dehonianos en Ecuador
Los SCJ de Ecuador han promovido muchos proyectos sociales. La pandemia no ha detenido su trabajo, aunque con muchas más dificultades.
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Centro de día para ancianos “Sagrado Corazón de Jesús”

Origen histórico

Al auspicio de la Parroquia Santa María de la Argelia (entonces llamada “San Antonio María Claret”) de la Arquidiócesis de Quito, surgió el Proyecto “Centro de Día del Adulto Mayor Sagrado Corazón” en los albores del siglo XXI (26 de diciembre del 2001), iniciativa que pertenece a la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. La construcción de los espacios donde se desarrolla el proyecto, así como los gastos de gestión de este y de la dirección de este Proyecto dependen de la comunidad SCJ de Quito I.

Objetivos

El Centro de Día del Adulto Mayor “Sagrado Corazón” se propone como finalidad prestar un servicio progresivo y cualificado a las personas mayores en sus diversas necesidades: primarias, afectivas, culturales y espirituales. Por ser una iniciativa sin ánimo de lucro, quiere crear una conciencia solidaria que se transforme en una red de participación efectiva en la atención y cuidado de los ancianos. Se trata de un proyecto, hogar, de ayuda y acompañamiento a las personas de la Tercera Edad.

Los objeticos que nos proponemos trabajar como comunidad religiosa son los siguientes:

  • Fomentar, a través de un programa de actividades, un clima de familia, de encuentro fraterno y de acción.
  • Promover el desarrollo integral de los ancianos, la creatividad y la autoestima, por medio de procesos de participación.
  • Integrar al anciano como parte activa de la comunidad y de nuestros barrios, a partir de los derechos y deberes que le son propios.

Estructura

  1. El Centro de Día del Adulto Mayor “Sagrado Corazón” dispone de los siguientes espacios propios: cocina, comedor, sala multiuso, gimnasio, sala de rehabilitación física y servicios propios.
  2. Se benefician de esta iniciativa:
    • Las personas que habiendo cumplido los 65 años prueben tener una situación económica difícil, o una atención familiar llena de carencias y abandono.
    • Hay un proceso de selección conforme a un baremo estimativo para el uso de los servicios que presta el Centro.
    • Se establecen vínculos de relación entre el centro y la familia de los ancianos. El contacto con los familiares de los ancianos sirve para apoyar al centro en sus iniciativas, sensibilizar a estos en una respuesta efectiva hacia las necesidades de nuestros mayores.
    • Los servicios de comedor, sanitarios, culturales que se prestan en el centro son previamente programados, conforme a los medios de que se dispongan.
    • Los beneficiarios de este proyecto son contemplados como parte activa del mismo. Están comprometidos a manifestar un espíritu de colaboración, conforme a sus posibilidades, en las iniciativas culturales, lúdicas y religiosas que se programen durante el año.
    • Contamos con la posibilidad de desarrollo de voluntarios, siempre buscando el bien de los usuarios y no la obtención de beneficios personales de quien quiera llevar a cabo esta opción generosa.

Estado actual

En el mes de mayo de 2020, la Comunidad religiosa debido a la irrupción de la Pandemia del Coronavirus, con mucho dolor, se vio en la obligación de cesar la actividad del Centro de Día del Adulto Mayor “Sagrado Corazón”. Está en nuestro corazón el poder reanudar el trabajo del centro cuando las circunstancias sociales y sanitarias lo permitan.

Canastas solidarias

Como el Centro de ancianos recibía donaciones de alimentos, con el fin de no perder las donaciones, se aprovechó para elaborar canastas solidarias para familias afectadas por la pandemia. Actualmente están inscritas ciento veinte familias. Los sábados o los viernes se reparten las canastas a las familias que previamente han sido convocadas vía telefónica para evitar la aglomeración de personas en el momento del reparto. Cada familia deja una colaboración de dos dólares para el sostenimiento de esta actividad.

 

Aula de educación integral “Talita Kum”

Origen histórico

Fruto del trabajo pastoral en el medio urbano y rural de la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús en Bahía de Caráquez se descubrió una gran tabú social frente a las personas que sufrían algún tipo de discapacidad o enfermedad mental (algunas de estas personas eran tratadas como animales, amarrados a una cuerda y sin ningún tipo de contacto social). Tras una primera experiencia de censar a estas personas y la iniciativa de visitar y acompañar a estas familias para que estas personas tuvieran un trato digno, surgió en 2008 el aula “Talita Kum” con el deseo y el desafío de reintegrar a sus usuarios en la vida académica y laboral con normalidad.

Objetivo

Dar atención de calidad y calidez a los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos con discapacidad de las Parroquias de Bahía y Leónidas Plaza del cantón Sucre con los educadores del Aula de Educación integral “TALITA KUM”, permitiéndonos realizar una formación integral entre las personas con discapacidad y sus familias a través de la percusión, el canto, los valores del Evangelio y la música, además de terapias de estimulación y de aprendizaje, que ayudará a estas personas a tener una mejor calidad de vida y los encaminará hacia su integración e inclusión el sistema educativo o la vida laboral.

Estructura

En el terreno de la Comunidad religiosa de Bahía de Caráquez se construyó un aula que junto con los jardines, instalaciones sanitarias y cancha deportiva ofrecen un espacio seguro para el cuidado y crecimiento de los usuarios del aula.

También se cuenta con una buseta de 17 plazas para asegurar el transporte desde el hogar al aula y su regreso de nuevo al hogar, siendo acompañados por un chofer especializado y los docentes.

En la jornada académica los usuarios van creciendo en los diversos campos del desarrollo humano integral: cuidado corporal, educación física, currículo académico, valores evangélicos, musicoterapia y labores del hogar. De este modo, muchos de los usuarios consiguen ser funcionales en el día a día tanto en su cuidado como en el proceso académico. Toda esta actividad se desarrolla en el marco de 2160 horas lectivas anuales. También se ha favorecido la presencia de voluntarios que han aportado tiempo y calidez al proceso educativo.

Comedor social “P. Dehon”

Origen histórico

Al poco tiempo de la refundación de la presencia dehoniana en Ecuador se percibió la necesidad de una institución que fortaleciera a los niños y jóvenes estudiantes debido a la inestabilidad familiar, los fuertes índices de migración, enfermedades derivadas de la falta de higiene, incremento de venta y consumo de drogas, nivel educativo bajo, trabajo infantil, fracaso escolar, ausencia de opciones de recreación… El punto de incisión en este proceso era ofreciendo un espacio donde seguir una dieta equilibrada y un lugar idóneo para el refuerzo escolar y el ocio creativo constructivo.

Así nació en el 30 de junio del año 2000 el Comedor social “P. Dehon” en colaboración del INNFA (Instituto Nacional del Niño y la Familia) junto con nuestra Congregación, el voluntariado “Servicio y solidaridad” y el Club Kiwanis (de ayuda social).

El comedor se convirtió en poco tiempo en una entidad de gran prestigio tanto para los usuarios como para toda la municipalidad, pues ofrecía un espacio seguro donde los niños y jóvenes pudieran desarrollar sus actividades lúdico, académicas, evangelizadoras además de recibir una alimentación de calidad.

Objetivo

Ofrecer a los niños más pobres de nuestra comunidad una dieta equilibrada que permita el óptimo desarrollo de sus capacidades físicas, intelectuales, psicológicas y espirituales Favorecer y potenciar la formación académica de los niños mediante el acompañamiento y el refuerzo escolar.

Posibilitar a los niños el acceso a equipos de computación para el desarrollo de sus tareas escolares.

Prestar un servicio a la comunidad para la capacitación de sus habitantes, mediante talleres de formación laboral, académica y en valores.

Trabajar con los padres de los usuarios de cara a una mejor estructura familiar.

Estructura

El complejo del comedor social “P. Dehon” está compuesto del edificio del comedor propiamente dicho junto con instalaciones sanitarias, un área recreativa, unas salas pertenecientes a un centro médico ya extinto y la casa del guardián.

Por su propia configuración ofrece un espacio seguro para actividades con niños y jóvenes y posibilita la formación de talleres en las salas destinadas al centro médico.

En la actualidad estas son ocupadas por un equipo de trabajadores sociales del Municipio que realizan un programa de ocio sano en la infancia de cara a la prevención de drogodependencia y alcoholemia en los sectores más desfavorecidos de la ciudad.

El equipo de trabajadores del comedor se esfuerza cada día en la elaboración de un menú de calidad y una dieta equilibrada para el desarrollo saludable de los niños y jóvenes que participan de la obra. Con su presencia y ejemplo son un vivo testimonio de los valores familiares que queremos transmitir.

La comunidad religiosa se hace presente en el funcionamiento de la obra tanto en la organización y desarrollo de esta como en momentos lúdicos, celebrando los cumpleaños de los usuarios, aportando un toque festivo a los homenajeados.

Estado actual

Esta obra ha crecido y prestado un servicio fundamental para la población en tiempos de pandemia. Obligados a reconvertir nuestro proceso diario, ofrecemos más de 200 almuerzos cada día. Este proceso de cambio ha afectado a la metodología (recogida de la comida en las instalaciones del comedor por parte de un miembro adulto no vulnerable de la familia para su posterior consumo en la casa) y a los usuarios (de 70 a 200, ampliando a la familia y aceptando algunos ancianos sin posibilidad de conseguir o elaborar sus alimentos)

En las últimas semanas se está estudiando la posibilidad de un acuerdo entre la municipalidad, nuestra Congregación y el movimiento internacional “Fe y alegría” de cara a la consolidación de un taller de costura en las instalaciones del comedor. Se crearía así un espacio para la formación y el emprendimiento de mujeres con bajos recursos.

Infancia 2000: un niño un padrino.

Origen histórico

En los primeros años de la misión dehoniana en Quito se percibió que muchos niños dejaban sus estudios por la falta de recursos económicos en el hogar. Esto llevó a un discernimiento comunitario y junto con el procurador de misiones de la época se elaboró un listado de beneficiarios y se buscaron los padrinos. Por comenzar este proyecto con el cambio de siglo y el jubileo del 2000 se buscó como nombre “Infancia 2000: un niño un padrino”

Pronto este proyecto se extendió a la comunidad de Bahía de Caráquez, siendo la única obra social que funciona en ambas presencias.

Objetivos

  • Facilitar la atención a la infancia en sus necesidades y derechos fundamentales: educación, alimentación, salud y vestido.
  • Acompañar a las familias de los niños, especialmente a las familias monoparentales, para atender a sus hijos y garantizar un trato adecuado de los niños.
  • Generar espacios y alternativas de promoción de las madres.
  • Incentivar la solidaridad entre las familias de los niños y en nuestro entorno.

Estructura

El proyecto está bajo la responsabilidad directa del Superior de Distrito de Ecuador, que nombra a un delegado en cada comunidad donde se realice el proyecto. Estos se rodean de un equipo de coordinadores que aseguran un acompañamiento cercano de cada usuario.

A estos corresponde la búsqueda y estudio de cada caso.

Requisitos para incorporación al Proyecto

  • Edades de los niños: de 4 años cumplidos hasta los 16 que culmina el proyecto.
  • Situación familiar: que sea católico y que permitan una entrevista social, así como a una oportuna visita en el domicilio.

Una vez dentro del proyecto cada familia recibe un cheque mensual con el valor de 25 dólares que puede emplear en los ítems ya mencionados. Para evitar el malgasto de este fondo las familias no tienen acceso directo al dinero, sino que pueden adquirir los artículos en una amplia gama de tiendas de la zona en la que residen, fomentando así la economía de las pequeñas empresas.

Por otra parte, se da un trabajo en España con la búsqueda de padrinos y madrinas que colaboren económicamente con el sostenimiento de los niños. Estos padrinos reciben correspondencia anual por parte de sus ahijados.

También colaboran estrechamente en el proyecto algunos colegios de la Provincia española, desarrollando así la conciencia solidaria y misionera de los niños y jóvenes que gozan de una educación estable y de calidad.

Estado actual

En la actualidad el proyecto sigue funcionando con normalidad, salvando el escoyo de las reuniones presenciales. Hay un total de 196 usuarios en Bahía y 192 en Quito.

Las ayudas siguen llegando puntualmente y hemos podido ampliar los locales para reducir los desplazamientos dentro de la ciudad.

Fundación Orbayu

Origen histórico

Fruto de la experiencia de algunos voluntarios que realizaron la experiencia de misión en nuestras comunidades de Ecuador percibieron la potencialidad de los emprendimientos locales y la mejora de la calidad de vida en los beneficiarios.

Así nació en 2009 la fundación “Orbayu” en colaboración entre la Congregación, ESIC y la aseguradora “Santa Lucía” para la gestión de microcréditos a pequeños emprendedores.

Objetivos

Concesión de microcréditos al 0% de interés a pequeños emprendedores en países de economías subdesarrolladas.

Con la devolución de los créditos se implementarán proyectos de desarrollo social comunitario

Estructura

Orbayu es una fundación sin ánimo de lucro que obtiene su capital de los fondos destinados a las ayudas sociales de las entidades que la componen.

Desde los países en que está presente la fundación se hace un estudio de los casos presentados por los diferentes encargados.

Una vez concedido el crédito, que oscilará dependiendo de la antigüedad y fidelidad en la devolución por parte de los agraciados, tendrán el plazo de un año para implementar las mejoras y devolver el dinero.

En cada lugar donde se conceden créditos hay un religioso SCJ y un trabajador que se ocupan del seguimiento de los casos.

Estado actual

El proyecto está funcionando activamente en Bahía de Caráquez, dependiente de la comunidad religiosa de dicho lugar, donde la mayoría de los créditos se conceden a agricultores del sector.

En Quito el proyecto ha parado de funcionar y está en proceso de reestructuración.

Artículo disponible en:

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.