19 octubre 2020
19 oct 2020

El p. Charles Aimé Koudjou, nombrado Consejero General en Roma

Después de un largo tiempo de consulta y discernimiento, el Superior General, p. Carlos Luis Suárez Codorniú, nombró al p. Charles Aimé Koudjou, de la Provincia de Camerún, como Consejero General de la Congregación el 14 de octubre. En una entrevista, comparte sus primeros sentimientos con nosotros

de  Boris Signe

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Querido Padre, acogimos con gran alegría su nombramiento en la curia general de nuestra congregación. ¿Cómo le dio la bienvenida personalmente?

Recibí mi nominación con sorpresa y asombro. Sorpresa porque estaba lejos de imaginar tal cosa, y asombro porque se relaciona con mi persona. Durante un buen rato me quedé “sin palabras” como dicen los ingleses, sin palabras. Al no poder expresar exactamente lo que sentía en ese momento, me encontré gradualmente invadido por una especie de miedo, un temor. Aún hoy, debo admitir que es aterrador, aunque el Padre General me aseguró que no es un trabajo que se me ha confiado, sino una llamada a participar en el trabajo de un equipo, a compartir con otros, con humildad y disponibilidad, a estar cerca de los demás, a estar ahí para ellos como ellos están ahí para mí, para nosotros.

¿Un golpe duro o una gran alegría para el escolasticado de Bamenda? donde ha sido rector durante 5 años.

Es una pregunta difícil y mi punto de vista no puede decir toda la verdad. Desde mi punto de vista, es un golpe duro. Porque estamos en medio del año académico. El último cohermano regresó de sus vacaciones hace apenas dos días y ya habíamos empezado a revisar nuestro proyecto comunitario para este nuevo año académico, establecimos algunos objetivos y empezamos a identificar algunos desafíos. No tengo ninguna duda de que serán perseguidos y, ciertamente, mejor logrados, pero esta certeza no me quita la preocupación. Cuando uno ha amado a su comunidad, no importa cuánto tiempo haya pasado allí (6 meses, 1 año, 5 años, 10 años) uno siempre quiere lo mejor para ella, de ahí la “ansiedad”, el rechazo de la tranquilidad hasta que se cumpla completamente.

Como Consejero General estas llamado a dejar esta casa de formación en Bamenda para unirte a la Curia General en Roma. ¿Sabes lo que te espera allí? ¿Ya tienes algunas ideas que te llevarás a Roma?

Debo decir que no sé lo que me espera. Pero si hay algo que sé con seguridad, es que ciertamente aprenderé mucho. Tengo cuidado de no saberlo de antemano, aprenderé de los demás y con los demás.¿Ide as para llevar a Roma? No, ninguna. Voy como una hoja en blanco y al final de mi estancia veremos si hay algo escrito.

También tienes mucha experiencia internacional y en la formación… ¿qué has aprendido?

Gracias, es muy halagador, pero no exageremos. Durante mis años de estudio tuve la oportunidad de visitar algunas de las entidades de la congregación, todavía llevo en mi corazón recuerdos inolvidables: la acogida de los cohermanos, su disponibilidad, su generosidad, su compromiso en sus diferentes misiones. (Pero todavía estamos muy lejos de hablar de una gran experiencia). Dondequiera que visité, incluso en una breve visita, los cohermanos me edificaron mucho, especialmente por su diferencia.  Hablando de formación, creo que he aprendido algo esencial para mí: formar a los jóvenes es dejarse formar por los jóvenes. Tal vez para evitar escandalizar a algunas personas sensibles, sería mejor que dijera que la formación es “autoformación”, mejor aún “formación mutua”. Todavía recuerdo mis primeros años, cuando, recién vuelto de la preparación, lleno de conocimientos y teorías bien asimiladas, pensé que era suficiente para aplicarlas. No, no lo hice.

Gracias a Dios, comprendí rápidamente que todo lo que los años de preparación me habían dado eran sólo instrumentos para mí mismo, para ayudarme a descender al nivel del joven, para sentarme a su lado, muy cerca de él, para que me hablara de lo que quiere, de lo que siente y, sobre todo, de cómo piensa arreglar todo el burbujeo que se apodera de él. Admirar con él lo que es y lo que hace con lo que es, proponiendo caminos que se adapten al objetivo que se ha fijado, pero también aprovechando para corregir a veces sus propios caminos hacia sí mismo, esto es para mí el entrenamiento o lo que he aprendido durante estos años de entrenamiento.

En su última carta, el Superior General establece un gran vínculo entre la reciente encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti, y la vida dehoniana. ¿Cuáles son para usted los principales desafíos de la Fratelli tutti?

Sólo estoy a la mitad de la lectura de esta nueva encíclica del Papa Francisco, Fratelli tutti. Espero encontrar algo de paz y tranquilidad en los próximos días para completar su lectura. De lo que ya he retenido, el Santo Padre, como él mismo dice, quiere despertarnos a la “fraternidad universal”, esa fraternidad que va más allá de los límites de la geografía, el tiempo y el espacio. Es una fraternidad sin límites, que nos devuelve a la esencia de nuestra fe: el amor incondicional al prójimo, a los que están cerca de mí, no sólo una cercanía en el espacio y el tiempo, no sólo una cercanía lingüística, religiosa, cultural, étnica, tribal, de clan… sino más que eso, el que está cerca de mí en la humanidad, a través de nuestra humanidad común. El ejemplo que da de San Francisco visitando al Sultán de Egipto es asombroso. Los sacrificios, los dolores del viaje, y mucho más en el contexto de las Cruzadas. Cuando sabemos que las Cruzadas tenían entre sus misiones, y ciertamente no la menor, la de liberar al Cristianismo, y más concretamente, la “Tierra Santa” de la invasión musulmana, nos da que pensar. San Francisco parece decirnos que incluso el supuesto “enemigo” es un hermano, un hermano en la humanidad. Y, su viaje, su largo peregrinaje a Egipto, al mismo tiempo que traduce su amor por este hermano, tiene todas las características de un proceso de reparación. San Francisco ama y repara universalmente. Él es sin ninguna otra palabra, “profeta del amor y servidor de la reconciliación”. Si se me permitiera un anacronismo, diría que es un Dehoniano, un discípulo del Padre Dehon.

Esto dice todo sobre el vínculo entre esta nueva encíclica y nuestra vida dehoniana.  Hablando de lo que está en juego, el Padre General lo subrayó suficientemente en su última carta: para poner la fraternidad y la amistad social en el centro de nuestra vida, para vivir un amor universal en el sentido que acabamos de describirlo, sin límites, un amor que “trasciende las distancias por origen, nacionalidad, color o religión” y trayéndolo más a nosotros, un amor que va más allá de nuestras fronteras tribales, étnicas y de clan, Sin perder de vista el hecho de que en cada uno de nosotros hay “algo de un hombre herido, algo de un bandido, algo de los que pasan y algo del buen samaritano” uno de los mayores desafíos para nosotros los dehonianos es el reconocimiento de nuestra vulnerabilidad, nuestra fragilidad, tanto la mía como la del otro que espera que yo lo ayude, que lo cuide. En resumen, el Papa nos invita a cuidarnos los unos a los otros.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter