14 marzo 2022
14 mar 2022

¡Feliz cumpleaños, querido León Gustavo Dehon!Notas para los que llevan su nombre (dehonianos)

de  David Neuhold

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

La moderación, la prudencia y la modestia son virtudes importantes. La Biblia no sólo es sabia en este punto, en el que adopta una postura crítica ante las acusaciones y los juicios. Es también y sobre todo un testimonio de las primeras comunidades cristianas. A este respecto, hay que señalar metódicamente que las siguientes líneas quizá digan más de mí mismo que del padre Dehon. Es dudoso que él se encuentre en ellos.

Hay que ver al P. Dehon en su tiempo y en su contexto y entenderlo con las personas que lo rodeaban. Ningún ser humano está solo en este mundo. Estamos integrados en redes y por eso mismo somos únicos. Desde la perspectiva actual, Dehon fue un privilegiado, pero también se inscribió en contextos difíciles. En referencia al primer punto, su equipaje financiero y familiar, en referencia al segundo, la mordaz guerra cultural en la que se encontraba.

A veces Dehon era suave , pero a menudo era determinado. Da la impresión de ser un empresario que ha fundado una start-up. Avanza constantemente, se distingue como líder y hacedor. El hecho de que caigan fichas es parte del juego, pero a veces da que pensar. Para ser honesto, me duele un poco que, como consultor del Index, haya “golpeado en frío” a un Joseph Brugerette. Probablemente, esto no fue vanguardista. Por otro lado, no estaría escribiendo estas líneas si Dehon no hubiera tenido cierta asertividad. Eso parece ser una ley de nuestras vidas.

Su espiritualidad permitió a Dehon aceptar la derrota. La providencia le guiaba, según su propia opinión, tenía el don de mirar hacia adelante, de explorar lo posible. Precisamente su cercanía a la natura y su marcada afición a los viajes le muestran como una persona optimista, curiosa, abierta y entusiasta.

Es difícil acercarse a él. Muchos de los textos que produce están impregnados de la idea que quiere dejar de sí mismo y algo màs, de que quiere transmitir un mensaje. Ahí es donde sus cartas son probablemente las más significativas. No falta el humor, el ánimo es un hilo conductor en ellos, y en particular un estilo de liderazgo centrado, que, como ya se ha dicho, sale a la luz. Los correos electrónicos y los chats probablemente le habrían complacido. Es un maestro de la comunicación precisa.

Se podrían decir muchas cosas de él: por ejemplo, que a veces habría sido mejor que se hubiera callado. Pero eso es probablemente cierto para nosotros. Por otro lado, estaba comprometido con la democracia cristiana. Quería ayudar a configurar el mundo según sus posibilidades. ¿Quién podría culparle por ello? Veo en él a un hombre imbuido de religión que amaba el Magnificat. Eso nos conecta a ambos dos, tenemos una longitud de onda común. Su opción era por los pobres, estaba comprometido socialmente, ¡y no sólo cosméticamente! Incluyendo duras críticas a los líderes.

Dehon puede considerarse una persona totalmente eclesiástica, cristocéntrica, orientada hacia la “sangre vital”. Quería concentrarse, llegar a lo esencial. Obedecía, si no siempre exactamente a sus superiores, al menos a su comunidad de fe. Lo percibió como un espacio místico, también diacrónico, a lo largo de la historia. Fue una persona controvertida desde el principio porque marcó la diferencia. Y él también lo sabía y era capaz de afrontarlo de forma productiva. Creo que no fue vindicativo y que al final fue capaz de ver el bien en todas las personas.

Es su gran obra la existencia de la Congregación como comunidad religiosa. Aunque no esté solo, es un pilar principal de esta institución, de su comunidad. Por la historia de la Iglesia sabemos lo importante que son estas comunidades para la vida y el futuro de nuestra Iglesia. Allí se “crean” imágenes como la del Corazón de Jesús, son catalizadores de la piedad a larga distancia e importantes padres y madres espirituales que profundizan la vida y hacen posible un poco de “vida en plenitud” y “cielo en la tierra”.

Por ello, ¡damos las gracias al cumpleañero! El año que viene, con motivo del redondo y profundamente bíblico 180º cumpleaños, debería haber un elogio más digno, preferiblemente no de mi parte.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.