07 octubre 2020
07 oct 2020

Los Dehonianos en Norteamérica reflexionan sobre las protestas

La pandemia del COVID-19 es en sí misma uno de los desafíos más importantes que el mundo ha enfrentado en generaciones. Es en medio de la pandemia que la Materia Vidas Negras pasó de ser un hashtag de los medios sociales a un movimiento global. Le pedimos a varios Dehonianos en Norteamérica que reflexionaran sobre este momento de la historia.

de  Mary Gorski

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Es un eufemismo decir que el 2020 es un año como ningún otro. La pandemia del COVID-19 es en sí misma uno de los desafíos más importantes que el mundo ha enfrentado en generaciones. Sin embargo, no es sólo el virus el desafío. La desigualdad en la forma en que el virus afecta a las personas de color ha sido el catalizador que ha sacado a la luz muchas desigualdades. Es en medio de la pandemia que el Black Lives Matter pasó de ser un hashtag de los medios sociales a un movimiento global.

Considerado uno de los mayores movimientos de la historia, las protestas de Black Lives Matter se han extendido hasta incluir escuelas, iglesias, empresas e incluso deportes profesionales.

Le pedimos a varios Dehonianos en Norteamérica que reflexionaran sobre este momento de la historia. En sus propias palabras, comparten sus pensamientos personales:

“Estamos llamados a vivir juntos aceptando nuestras diversidades”

El Padre Gustave Lulendo N’dotony, SCJ, originario de la República Democrática del Congo, es un ciudadano canadiense naturalizado. Miembro de la comunidad de Montreal, es el superior regional de Canadá. El P. Gustave escribe:

 Viniendo de un país que ha experimentado la esclavitud, la colonización, la dictadura y luego la guerra, es bastante natural reaccionar a la discriminación en todas sus formas, y a la injusticia, especialmente cuando tiende a institucionalizarse. Con la mayor concienciación del movimiento Black Lives Matter tras la muerte de George Floyd, hemos visto cómo la humanidad puede reaccionar y responder a los que tienen “antivalores”. Black Lives Matter ya no es sólo un eslogan, sino un plan de acción para denunciar o incluso erradicar el racismo. Se han levantado diferentes voces que buscan cambiar las cosas en el presente, pero sobre todo, crear un futuro mejor para toda la humanidad. El racismo es sólo la punta del iceberg que esconde una gran cantidad de discriminación. La lucha contra este flagelo en particular es un compromiso para ver que las cosas cambien.

No se trata sólo de proteger a una minoría juzgada por el color de su piel, sino del compromiso de toda la humanidad contra la discriminación basada en el sexo, la religión y la raza, por nombrar sólo algunos. Es el objetivo de una humanidad preocupada por hacer de la tierra un lugar común donde todos tengan los mismos derechos fundamentales que promuevan su dignidad. Guardar silencio ante este fenómeno es aceptar la exclusión y negar a una categoría de personas el derecho a existir.

Por vocación, estamos llamados a vivir juntos aceptando nuestras diversidades – que pueden convertirse en oportunidades – en lugar de detenernos en lo que nos diferencia.

Como Sacerdotes del Sagrado Corazón, somos herederos de una tradición basada en el amor y la aceptación del otro como un regalo. El Sint Unum querido por nuestro fundador, el P. Dehon, puede así convertirse en un trampolín y una respuesta a la cuestión de la discriminación. Esto requiere educación, y el compromiso de todos en actos concretos en su vida diaria.

“Amaos los unos a los otros; como yo os he amado”. (Jn 13, 34-35) Corresponde a cada uno vivir esto, dondequiera que esté, si queremos experimentar la humanidad como la familia que es.

“No te dejes vencer por el mal, sino que conquista el mal con el bien”

El P. John Czyzynski, SCJ, antiguo superior provincial de la Provincia de los Estados Unidos, es ahora un miembro jubilado de la comunidad del Sagrado Corazón en el Monasterio del Lago en Franklin, Wisconsin (Provincia de los Estados Unidos). Escribe:

Las protestas que están ocurriendo en los Estados Unidos y en todo el mundo me han hecho reflexionar mucho sobre lo que está pasando. Para mí, las protestas pacíficas tienen todo tipo de sentido. La gente ha visto suficiente, y es hora de hacer algo para provocar un cambio. Puedo entender y apoyar fácilmente a la gente que marcha pacíficamente en las calles, pidiendo una reforma.

Lo que complica el asunto es la violencia y los saqueos que a veces acompañan a las protestas pacíficas. ¿Cómo puedo encontrarle sentido a eso? Mientras leo y reflexiono sobre las protestas que se han vuelto violentas, veo diferentes grupos de personas, diferentes motivos detrás de la destrucción.

Pienso que hay gente buena que ha sufrido durante años de injusticia sistémica.  Han tratado – sin éxito – de lograr un cambio pacífico.  Han renunciado al sistema.  Intentaron hacer las cosas siguiendo los canales adecuados y nadie parece estar escuchando.  En su rabia y desesperación se han convertido en violencia.  Nos están gritando: “Si no nos escuchan cuando usamos palabras, todo lo que nos queda para llamar la atención sobre nuestra difícil situación es alterar lo que todos ven como normal”.  “Normal” es una forma de vida que a menudo es disfrutada sólo por algunos ciudadanos y no por otros. Por mucho que no me guste, puedo entender algo de la violencia vista desde esta perspectiva.

Pero también están los oportunistas que se aprovechan de una situación para robar y saquear. No están promoviendo la causa de los oprimidos. Están usando la situación para ayudarse a sí mismos.

También me pregunto si hay algunas personas que quieren dar un mal nombre a los manifestantes bien intencionados, los manifestantes pacíficos, y desacreditar sus esfuerzos con la violencia como una forma de compensar el bien que están tratando de lograr.

Ruego a los que crean la violencia que paren, que no sean un obstáculo para los que intentan proteger la dignidad de sus hermanos y hermanas. No sé si sus corazones están abiertos a escucharme, pero espero que lo estén.

Sabiendo que la desesperación puede llevar a algunos a la violencia, comparto una variación de lo que San Pablo dice a los romanos (Romanos 12:20-21):

“Si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo, si tiene sed, dale de beber; si haces esto, amontonarás carbones encendidos sobre su cabeza. No te dejes vencer por el mal, sino vence el mal con el bien”.

“Esta triste realidad debería tocar particularmente nuestros corazones dehonianos”

El P. Willyans Rapozo, SCJ, miembro de la comunidad de Toronto (Región Canadiense) que es originario de Brasil escribe:

Recientemente hemos sido testigos de una serie de acontecimientos racistas y xenófobos en América del Norte que han causado una profunda indignación y han suscitado protestas en todo el mundo. Esta triste realidad debería tocar particularmente nuestros corazones dehonianos. Siguiendo el ejemplo del P. Dehon, un hombre de Dios que en su tiempo se convirtió en una voz profética defendiendo a los más vulnerables, no podemos estar tranquilos ante ninguna injusticia social. De hecho, el Fundador dijo una vez, “Si la injusticia social no es pecado, entonces el pecado no existe”.

Como dehonianos, estamos llamados a reparar los corazones rotos, y Dios continúa enviándonos a donde sea que la dignidad humana sea irrespetada.  Vemos el rostro de Cristo en los marginados. Él está siendo perseguido, golpeado y asesinado por negros y nativos americanos, por migrantes y niños sin hogar, por LTBTQ+ y madres solteras, por todas las hermanas y hermanos que son víctimas de cualquier forma de discriminación y violencia. Seamos creativos para encontrar maneras de “salir de la sacristía” y llegar a los que están siendo explotados. Seamos verdaderamente “profetas del amor y servidores de la reconciliación” acogiendo a los marginados y mostrando con nuestras palabras y acciones lo mucho que son amados.

“Cuando permitamos que se escuche la voz de Dios, podremos oír las voces de nuestros hermanos y hermanas”.

El P. Guy Blair, SCJ, atiende a los sordos en San Antonio (Provincia de EE.UU.) y sirve como capellán en el Hospital Mental del Estado. Él escribe:

Compartir mis pensamientos sobre el malestar racial y el movimiento Black Lives Matter es un negocio arriesgado. Estoy algo conflictivo al hacerlo porque muchas voces poderosas me están diciendo — un hombre blanco — que me siente, se calle, escuche y aprenda la verdad de los demás. Esto lo entiendo. La voz es sagrada.

Mientras retrocedo ante la violencia y la destrucción que ha sido parte del “cálculo”, puedo entender la frustración e indignación que el pueblo negro siente hacia el racismo sistémico en nuestro país, el cual ha sido expuesto aún más claramente por la pandemia. Nuestro país, nuestra cultura, nuestra forma de vida ha continuado robando las vidas de los negros mediante una atención sanitaria inadecuada, oportunidades educativas inadecuadas, viviendas inadecuadas; es demasiado atroz como para negarlo. Tan angustiantes como los gritos de la comunidad negra son las reacciones de muchas personas blancas que parecen no poder al menos simpatizar con las voces que piden simplemente disfrutar de los mismos derechos que todos los ciudadanos estadounidenses, derechos que muchos blancos dan por sentados.

Comprendo la naturaleza simbólica del saqueo y quema de negocios y propiedades. En los Estados Unidos, es de suma importancia ser dueño de una propiedad. Gran parte de nuestras vidas se centra en la construcción y el cuidado de la propiedad y su transmisión a la progenie. Muchos consideran que la propiedad es sagrada. Por lo tanto, muchos se indignan cuando algunos en la comunidad negra tienen la audacia de destruir lo que se siente sagrado. Es terrible que haya mucha gente que vea las acciones violentas de la policía hacia la comunidad negra como justificadas. Es espantoso ver gente que está más molesta por la destrucción de la propiedad que por la destrucción de las vidas de los negros.

“La vida de los negros importa” se ha convertido en una metáfora de todas las personas a las que los blancos, y me incluyo a mí mismo, no hemos prestado atención o nos hemos aprovechado, incluyendo a los nativos americanos, los miembros de la comunidad LGBTQ, los hispanos, los desamparados… la lista de los que a menudo son excluidos de “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” es bastante larga.

No he escuchado de nuestros líderes de la iglesia americana una voz consistente, unida y definitiva que exprese indignación moral por las atrocidades cometidas contra todas estas personas en su lucha. Sin embargo, he escuchado una clara voz complaciente de algunos líderes de la iglesia hacia el presidente y el status quo. La verdad es que todas las iglesias han sido cómplices de los mismos sistemas que a menudo han negado a la gente sus derechos. Esto es difícil de admitir, pero otros están cada vez más dispuestos a revelar la connivencia de la iglesia con el poder.

Las vidas de los negros sí importan, al igual que las vidas de los nativos americanos, las vidas de los LGBTQ y las vidas de los sin techo. Es engañoso que los blancos insistan en que las vidas de los blancos también importan. Ese es el problema en los Estados Unidos: las vidas de los blancos siempre han importado y a menudo han arrojado una sombra que bloquea las vidas de los demás.

También me pregunto si se está acercando otro cálculo en nuestra iglesia, que las vidas de las mujeres importan.

No podemos atrevernos, como iglesia, a señalar con el dedo la indignación contra el gobierno o la sociedad en relación con el racismo porque también tenemos un racismo insidioso llamado “patriarcado”. Durante 2.000 años la iglesia ha mantenido a menudo a las mujeres en un segundo plano.

Recientemente, presidí una liturgia para una joven que hacía sus primeros votos en una comunidad religiosa. La recibí con el comentario “Se necesita mucho valor para subir a este barco con nosotros, creyendo que es el Arca y no el Titanic”.

Mientras pronunciaba esas palabras, sentí la misma resistencia interior que al expresar mi opinión blanca sobre “La materia de las vidas negras”.

Hice las paces con el conocimiento de que podría tener un billete en el Titanic. Pero lo hago sabiendo que al final, Dios es amor, y todo lo que aparentemente tiene poder en nuestra vida terrenal – incluyendo una cultura blanca y dominada por los hombres – eventualmente será desgastado por el amor de Dios.

Cuando permitamos que se escuche la voz de Dios, podremos escuchar las voces de nuestros hermanos y hermanas.

“Salir de la sacristía significa salir al mundo con todos sus desafíos”

El P. Rafael Querobin, SCJ, originario de Brasil, es párroco asociado de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Houston, Texas (Provincia de EE.UU.). Él escribe:

Nuestro ministerio en Houston está dedicado casi exclusivamente a la gente de origen hispano. No tenemos muchos afroamericanos que asistan regularmente a nuestra parroquia. Ahora puedo entender lo que significa tener la misma fe pero no rezar juntos. Estoy feliz de tener un ministerio vital con gente que habla español. Al mismo tiempo, siento que nuestra asamblea no está completa.

El lenguaje puede ser un elemento divisorio, como cualquier otra cosa que nos separa. Tengo muchas preguntas, pero no muchas respuestas.

La Arquidiócesis de Galveston-Houston está haciendo un hermoso trabajo para mostrar su preocupación por los derechos de los negros. Asistí a un evento en memoria de George Floyd en la escuela en la que estudió aquí en Houston. Fue una experiencia hermosa y desafiante. Sin embargo, por primera vez en mi vida, sentí un temor particular como hombre blanco que asistía a un evento dedicado a los afroamericanos.

Como dehonianos, necesitamos superar el miedo y estar abiertos a participar en eventos y discusiones de este tipo. Salir de la sacristía significa salir al mundo con todos sus desafíos.

“Como dehonianos, debemos estar atentos a todas las manifestaciones de discriminación”

El P. Maurice Légaré, SCJ, se crió en el Quebec francófono y es miembro de la Comunidad de Montreal (región canadiense). Escribe:

¡LAS VIDAS NEGRAS IMPORTAN! Este es el eslogan que escuchamos y leemos en todo el mundo. Sin embargo, me gustaría ampliar su significado. Ciertamente se refiere a la manifestación de racismo contra nuestros hermanos y hermanas negros, especialmente las manifestaciones extremas donde la gente ha muerto o ha sido gravemente herida. Pero no debemos olvidar que todas las minorías pueden ser objeto de discriminación. Este es el caso, por ejemplo, de las Primeras Naciones de América del Norte [conocidas como “nativos americanos” en los Estados Unidos]. La discriminación es a menudo sutil, pero sigue siendo significativa. Recientemente, un miembro de mi comunidad, un hombre negro, le hicieron inspeccionar su automóvil porque “en ese barrio, es inusual ver a una persona negra conduciendo un automóvil de ese tipo”, dijo el agente de policía que lo detuvo.

Estas son cosas que muchos de nosotros sabemos pero que no siempre consideramos importantes porque no nos suceden “a nosotros”. Pero es diferente cuando algo así te sucede a ti, o a una persona cercana a ti.

Como dehonianos, debemos estar atentos a todas las manifestaciones de discriminación y apoyar a sus víctimas porque creemos firmemente que todos somos hermanos y hermanas. En la medida de lo posible, también debemos denunciar tales comportamientos y tratar de educar a las personas a las que atendemos para que hagan lo mismo.

Rezo para que un día podamos decir: “No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3, 28) y que TODAS LAS VIDAS IMPORTEN!

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter