12 octubre 2020
12 oct 2020

“No podemos proclamar la vida y al mismo tiempo ponerla en peligro”

“No podemos proclamar la vida y al mismo tiempo ponerla en peligro”
Hay tantos hombres y mujeres diferentes en el camino, todos con una pasión por la Iglesia y una fuerte voluntad. Todos buscan una respuesta a la pregunta: ¿cómo podemos vivir el mensaje de Jesús,, que libera y sostiene?
de  Brigitte Deiters
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El obispo de Hildesheim Heiner Wilmer escribió su nuevo libro cuando la pandemia de coronavirus alcanzó su punto más alto en Alemania y en todo el mundo. Se titula “TRÄGT”, (qué dice) “Apoya” y tiene como subtítulo: “El arte de creer en la esperanza y el amor”.

De hecho, estaba planeando publicar su próximo libro en otra ocasión. Dentro de pocos años aparecería su nueva obra con el título: “¿En qué se basa la esencia del cristianismo?”.

“Todos hemos oído que el coronavirus toma el suelo bajo nuestros pies. Las grandes preguntas que surgen son: ¿qué me apoyará si pierdo el suelo donde estoy parado, si me caigo, si no puedo levantarme o volver, pero incluso si todo va bien y el sol brilla?”.

El libro está dividido en tres partes: “¿Qué es importante, qué es importante para nosotros? Lo que nos apoya. ¿Quién nos apoya?” Wilmer dice que ha escuchado a la gente preguntarse ante los temores y restricciones: ¿dónde está la Iglesia, dónde están los obispos? “Así que quise ser una voz humilde que ofreciera ayuda del gran tesoro de la Iglesia.

A pesar de esta pregunta crítica a las iglesias, dijo, no se echaron atrás durante el encierro, ya que a veces fueron reprendidos. En relación con las celebraciones litúrgicas que fracasaron, dijo que estaba convencido de que “no podemos proclamar la vida y al mismo tiempo ponerla en peligro”. Recordó las numerosas “maravillosas iniciativas” como la transmisión de misas, los grupos litúrgicos de WhatsApp, los impulsos para las iglesias domésticas, las ofrendas caritativas como los servicios para gastos o la atención pastoral por teléfono.

Las iglesias, subrayó, vieron las necesidades de la gente: “Nos dimos cuenta de la enorme carga que tenían que llevar las familias y los niños. Vimos las preocupaciones económicas de los trabajadores y los empleadores. Pero todo era tan nuevo que al principio no hablábamos de ello a nivel federal”.

Hoy en día, la Iglesia se posiciona claramente, por ejemplo, sobre el hecho de que la gente debe morir sola: “Han ocurrido cosas dramáticas a este respecto, y esto no puede ser aceptado! En las residencias de ancianos necesitamos una nueva forma de pensar y las correspondientes ideas protectoras para que los huéspedes de larga duración y sus familiares puedan reunirse no sólo a distancia”.

Es importante resolver la paradoja de que demasiada proximidad puede matar, pero que ninguna proximidad a veces causa la muerte.

En los últimos tiempos el “camino sinodal” ha continuado en Alemania. Los temas se refieren al poder y la separación de poderes en la Iglesia, la moral sexual de la Iglesia, el celibato de los sacerdotes y las mujeres en los servicios y ministerios de la Iglesia. También en este sentido, es debido al coronavirus que se celebraron muchas conferencias regionales en lugar de una nueva reunión a nivel federal. Para el obispo Wilmer, esta decisión fue un “excelente paso”. En los grupos pequeños, el acercamiento personal fue más fácil y el intercambio de ideas más fácil, y todos fueron escuchados. “Personalmente encontré esta forma muy adecuada para colaborar”.

En su opinión, el camino que le espera a la iglesia alemana es complejo. Pero, recalcó, “Estoy seguro de que podemos seguir adelante. Ya es fantástico estar juntos.  Hay tantos hombres y mujeres diferentes en el camino, todos con una pasión por la Iglesia y una fuerte voluntad. Todos buscan una respuesta a la pregunta: ¿cómo podemos vivir el mensaje de Jesús, que libera y sostiene?

Wilmer también está convencido de que la Iglesia en Alemania no puede recorrer este camino sola, sino que debe ampliar su mirada y conectar con los países vecinos y la Iglesia universal.

 

Al mismo tiempo dijo que se sentía tranquilo sobre la “dependencia” de la iglesia universal. Hay toda una serie de puntos que nosotros los obispos podemos implementar”. Puso como ejemplo la cuestión del poder, la transmisión de la responsabilidad.

En el derecho canónico existen posibilidades aún no utilizadas, “para poder confiar a las mujeres y hombres bautizados tareas de responsabilidad”.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter