28 enero 2021
28 ene 2021

Una misión profética para llegar a los pobres

Una misión profética para llegar a los pobres
La Provincia de Indonesia se ha comprometido al ministerio social para ayudar a los inmigrantes de Timor Oriental, el P. Laurentius Purwanto SCJ está comprometido en este ministerio.
de  Tinu Thomas Padapurakkal, scj
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

“No quiero volver a mi país, pero construir todo desde cero no es fácil y requiere años de duro trabajo”, dice Alberto Baros, uno de los emigrantes de Timor Oriental. Los Dehoninos en Indeonisa ayudan a estas personas a construir su sueño de vivir en un país que aman. La comisión JPR (justicia, paz y reconciliación) se encarga de este ministerio. El P. Laurentius Purwanto SCJ dirige la comisión. Según él, es el sagrado corazón de Jesús el que le impulsa a seguir adelante.

El contexto histórico y la necesidad de este Ministerio

Malasia, Singapur y Tailandia constituyen centros de inmigración en Asia. Tailandia recibe la mayoría de sus inmigrantes de Camboya y Myanmar, Singapur de Malasia y Malasia de Indonesia. Además de ser uno de los países que más emigrantes envía, Indonesia también recibe inmigrantes del  miembro 191 de la ONU, un país llamado oficialmente República Democrática de Timor Leste (Timor Oriental). Esta nación del sudeste asiático obtuvo la soberanía de Indonesia tras un referéndum en 1999, y desde entonces han estado emigrando a Indonesia porque en las elecciones de 1999, supervisadas por la ONU, la gran mayoría de Timor Oriental votó a favor de la independencia de Indonesia, pero las milicias anti independentistas desataron una ola de represalias que mató a 1.400 personas y obligó a 250.000 a huir. Timor Oriental se independizó en 2002 y es la primera nación del actual milenio, considerada como una de las naciones más pobres del sudeste asiático. Los habitantes de Timor Oriental siguen emigrando a Indonesia en busca de una vida mejor. Aparte de Filipinas, Timor Oriental es la única nación pronominalmente cristiana del Sudeste Asiático. Fuera de la Ciudad del Vaticano, Timor Oriental tiene la mayor proporción de católicos entre su población que cualquier otro país del mundo. En Indonesia es necesario atender a estos inmigrantes. Los dehonianos de Indonesia, bajo la comisión JPR (justicia, paz y reconciliación), prestan sus servicios a las necesidades espirituales, psicológicas y sociales de los inmigrantes. JPR (justicia, paz y reconciliación) está dirigida por el P. Laurentius con tres jóvenes como voluntarios.

Impacto dehoniano en la vida de los inmigrantes

Tras el referéndum de 1999. Con el paso de los años emigraron a los alrededores de ‘Atambu’ y ‘Kupang’ (ambas son ciudades de Indonesia). Desde allí han emigrado a otros lugares de Indonesia: Kalimantan, Sumatra del Sur, Riau, etc. El P. Laurentius trabaja con los inmigrantes de Sumatra del Sur. En Sumatra del Sur el número de ellos es de unas 400 familias. El número cambia de vez en cuando porque van y vienen. Están repartidos en cinco distritos y en 13 localidades. Generalmente trabajan como recolectores de aceite de palma. Cada finca tiene su propia lucha e historia que contar. Y geográficamente muchas son diferentes entre sí. El P. Laurentius llega a cada uno de ellos a pesar de los obstáculos. Su presencia trae mucha alegría a sus vidas.

Las plantaciones de aceite de palma son propiedad tanto de empresas privadas como de empresas estatales. Viven en grupo en los cuarteles de las empresas, separados de las comunidades locales, ya que una finca de aceite de palma tiene entre 80 acres y 5000 hectáreas, por lo que las fincas están situadas lejos en las zonas inerciales. Cada vez que el P. Laurentius va de visita, celebra la misa en las respectivas fincas. Después de la misa, les reúne para compartir y orientarles para que vivan una vida mejor, y no sólo les ayuda a satisfacer sus necesidades espirituales, sino que también se implica en la asistencia de defensa en casos de conflictos laborales y en los complementos de tutoría para la administración de la ocupación. La formación de su carácter y la formación psicológica son también su área de preocupación. A través del asesoramiento continuo y la orientación, el P. Laurentius les guía.

El P. Laurentius promueve el ahorro personal. Hay algunas familias que han ahorrado y han comprado su propio terreno para construir casas de madera y planean mejorarlas poco a poco. Con la intención de que estos “pocos” se conviertan en “todos”, el P. Laurentius les proporciona animales domésticos, como vacas, cabras y pollos, para que encuentren sus segundos ingresos; la amplia superficie de la finca ofrece suficiente espacio para mirar.

Las mujeres de Timor Oriental son expertas en tejer Tais. La tela Tais es una forma de tejido tradicional creada por las mujeres de Timor Oriental. Se teje con algodón utilizando una combinación de técnicas de tejido liso; los paneles largos y estrechos de tela suelen tardar días en completarse. El JPR promueve el tejido de Tais entre las mujeres.

Desafíos del ministerio de los inmigrantes en Indonesia

El transporte es la mayor amenaza; el P. Laurentius visita regularmente todas las fincas de aceite de palma. Los caminos embarrados y desordenados empeoran el viaje. Se llevan sacos de arroz, paquetes de azúcar y aceite de cocina para distribuirlos entre los necesitados. El automóvil tiene que atravesar ciudades, pueblos rurales, montañas y bosques para llegar a la finca de aceite de palma. A veces, los neumáticos del vehículo pueden atascarse en el barro y la lluvia ilegible puede provocar el peor escenario.

Desequilibrio financiero: Los inmigrantes luchan por conseguir un salario justo por su duro trabajo. Los salarios no se reciben de acuerdo a lo acordado, los trabajadores se ven obligados a aceptar las políticas de las empresas. El salario se entrega dos o tres veces al mes y no de una sola vez. Los inmigrantes son contratados como trabajadores en la plantación de aceite de palma, en cualquier momento las empresas pueden prescindir el contrato para dejarlos sin empleo y no tendrán a dónde ir. Después de la jubilación en la plantación de aceite, ya no podrán utilizar las instalaciones de la finca y necesitarán un hogar propio. Tendrán que ahorrar de su salario. Así que el equilibrio económico de la vida de estas personas es otro desafío. También para el P. Laurentius.

La “migración” es uno de los temas más discutidos y debatidos de esta década. Casi la mitad de todos los migrantes internacionales provienen de Asia, la migración no sólo ocurre de continente a continente sino que también ocurre dentro del continente. Por ello, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) define al migrante como toda persona que se desplaza o se ha desplazado a través de una frontera internacional o dentro de un Estado, independientemente de su estatus legal, de si el desplazamiento es voluntario o involuntario, de las causas que lo motivan y de la duración de la estancia. Los dehonianos de Indonesia están dispuestos llegar a todos los emigrantes necesitados en Indonesia con las manos extendidas y el P. Laurentius lidera el equipo.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter