28 diciembre 2021
28 dic 2021

Construir puentes con la voluntad de cruzarlos

Recientemente el P. Mário Marcelo, scj fue elegido presidente de la Sociedad Brasileña de Teología Moral (SBTM). En esta entrevista conoceremos un poco más el trabajo y las reflexiones de nuestro cofrade.

de  Mário Henrique da Costa Nunes, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El Dr. P. Mário Marcelo Coelho, scj, es muy solicitado en diversas partes de la Iglesia en Brasil para dar conferencias y cursos en el área de Teología Moral. Desde hace más de 20 años imparte clases en la Facultad Dehoniana, donde es coordinador de la asignatura de Teología. Es miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos (GIP) de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Fe de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB). Recientemente fue elegido presidente de la Sociedad Brasileña de Teología Moral (SBTM), institución a la que se dedica desde hace muchos años. En esta entrevista conocemos un poco más sobre el trabajo y las reflexiones de nuestro cohermano.

Mário Marcelo, recibimos la noticia de tu elección como Presidente de la Sociedad Brasileña de Teología Moral (SBTM). ¿Podría explicar, en términos generales, el trabajo del SBTM?

La Sociedad Brasileña de Teología Moral fue fundada en 1977 por un grupo de profesores, teólogos morales, que trabajaban en seminarios y facultades católicas enseñando teología moral. El SBTM tiene como principales objetivos: proporcionar un clima de reflexión y encuentro entre los teólogos morales de Brasil; ofrecer subsidios para el estudio de la Teología Moral; estimular la producción de trabajos científicos en el área de la Teología Moral; proporcionar el diálogo entre los estudiosos de la Teología Moral y otros científicos. Desde entonces, los teólogos morales católicos brasileños se reúnen en un congreso anual para reflexionar sobre los desafíos éticos que viven la sociedad y la Iglesia desde una perspectiva teológica.

¿Cuáles son los principales retos y proyectos a los que usted y el equipo de SBTM que le acompaña en esta gestión pretenden dedicarse?

En noviembre de 2021 tuvimos la Asamblea Anual de la SBTM y reflexionamos sobre los desafíos para la Teología Moral, especialmente en el contexto “post-pandémico” …. si podemos decir “post”. Sentimos la necesidad de construir puentes y la voluntad de cruzarlos, con vistas al diálogo con diferentes culturas, etnias, religiones, ciencias, con la sociedad y con el otro, superando barreras y prejuicios. Concluimos que la ética teológica debe asumir este reto de cruzar los puentes más allá de las fronteras que nos separan de otras disciplinas, ciencias, perspectivas, métodos, ideologías, instituciones, países, culturas, etc. En consecuencia, el tema elegido para el Congreso de 2022 fue: “Cruzar las fronteras: una urgencia para la ética teológica hoy”.

El teólogo Roche señala que ahora es el momento de cruzar los puentes: “Cruzar los puentes requiere el valor de entrar en un espacio liminal y esperar ser bienvenido al otro lado”. […] “Las personas de buena voluntad pueden estar en desacuerdo en algunos detalles y, por lo tanto, todos tenemos que cruzar algunos puentes. Cruzo puentes para aprender de otras personas sobre sus experiencias. Cruzo puentes para acceder a los recursos. Discierno qué puentes cruzar para que la dignidad y la belleza de las personas marginadas sean sinceramente elevadas y honradas.

Sabemos que la teología moral está en primera línea, en una continua intercesión entre el pensamiento de la Iglesia y la sociedad actual. Como religiosos, ¿estamos preparados para afrontar los problemas que se presentan?

En un primer momento pude pensar que sí, que estamos preparados para afrontar los problemas actuales. Tenemos una buena formación. Hemos estudiado filosofía y teología, además de la formación que recibimos en seminarios y conventos. Los cursos de filosofía y teología nos ayudan a reflexionar, discernir, analizar; puedo decir que somos unos privilegiados. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a la realidad me doy cuenta de que no es así. Si en el pasado el conocimiento estaba “dentro de los muros de los seminarios y conventos”, hoy está “fuera de los muros”. La historia de que los sacerdotes religiosos eran los poseedores del conocimiento ya no existe. Las personas que más saben están en la enseñanza superior: estudian, reflexionan y nos cuestionan sobre las “verdades” que proclamamos. Quieren entender la fe de forma inteligente.

La sociedad evoluciona, el tiempo avanza, se producen rápidas transformaciones y las exigencias también cambian. Tenemos una nueva realidad de la Iglesia en el mundo y vivimos transformaciones científicas, sociales, políticas y eclesiales cada vez más rápidas. Estamos en la era de la evolución de las biotecnologías, la información, la comunicación e internet. El mundo es casi virtual. El conocimiento está al alcance de nuestra mano. Esta nueva realidad que se nos presenta y que nos interpela, implica también al individuo que se presenta como candidato a la vida religiosa o al sacerdocio. Tenemos preguntas, nuevos problemas que exigen nuevas respuestas, que desafían no sólo la fe, sino también la propia razón. En este contexto, la teología y la filosofía deben dialogar con todas las corrientes de pensamiento y con las distintas ciencias.

La formación intelectual debe proporcionar a todos los religiosos y clérigos una cultura general adecuada a la situación de cada contexto cultural, geográfico e histórico. Para una eficaz evangelización e inculturación de la fe en el mundo actual, es indispensable una sólida preparación filosófica, teológica y cultural. El formando debe tomar conciencia de la necesidad de adquirir las herramientas conceptuales adecuadas para responder a quien le pregunte sobre las razones de su esperanza.

Una última pregunta. ¿En qué medida puede contribuir la teología moral a la formación religiosa/sacerdotal hoy, ante los retos de una sociedad diversa, pluralista y exigente?

La formación de los futuros religiosos/sacerdotes carece de una sólida formación general. Llegar a ser el líder de una comunidad requiere no sólo buena voluntad y dedicación, sino también competencia, profundidad y dedicación. En un mundo en el que predomina la cultura de lo superficial, de la violencia, de la muerte, en esta “sociedad líquida”, es necesario anunciar la vida, la esperanza, la paz y las condiciones para el discernimiento. Eso dice Dehon: “Educar a un cristiano no es sólo darle nociones de ciencias humanas que le ayuden a obtener un estatus social. Antes de todo esto es necesario crear en él un carácter noble y excelente, hábitos puros, virtudes fuertes. Es formar en él la fe que abre el entendimiento al mundo invisible, la esperanza que fortalece el corazón con la perspectiva de una felicidad merecida, y el amor que hace perceptible a Dios a través de las densas nubes de la vida.”

A partir de la inspiración anterior, creo que nuestro aporte radica en formar pastores profundizados en los estudios académicos, capaces de hacer una lectura crítica de los signos de los tiempos y de dialogar con la sociedad, convirtiéndose en luz. La filosofía y la teología no pueden convertirse en meros estudios privados de la fe y de la religión; no podemos convertirlas en la “subjetivación de la religión o de la fe”, en un relativismo religioso, en una adhesión subjetiva sólo a lo que me gusta o me conviene, o incluso como “dar al pueblo lo que el pueblo quiere”, sino, dentro del conjunto globalizado, en diálogo con las ciencias, dar una respuesta a la luz de la razón y de la fe a los desafíos sociales, ecológicos y existenciales de nuestro tiempo.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.