P. Robert Tucker

P. Robert Tucker

* 21.05.1952
† 23.01.2021
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Padre Robert Tucker nació el 21 de Mayo de 1952 y tenía 68 años. Hizo sus primeros votos el 25 de Junio de 1975 y fue ordenado sacerdote el 16 de Octubre de 1982.

Actualmente vivía en Chicago (Estados Unidos de America). Pertenecía a la Provincia USA.

El Señor es mi pastor, nada me falta (Sl 23,1)


 

En los últimos años, el padre Bob había luchado contra un trastorno respiratorio que le llevó a un trasplante de pulmón el pasado mes de julio. No pudo recuperarse totalmente del trasplante y pasó a recibir cuidados paliativos poco antes de su muerte. El P. Quang Nguyen, SCJ (vice-superior provincial), el P. Jim Schroeder, SCJ, (miembro de su comunidad en el Sagrado Corazón en el Monasterio del Lago) y Mary Balistreri (directora provincial de asistencia sanitaria) estaban con él cuando murió.

La misión más reciente del P. Bob fue con el equipo de formación de la provincia. Fue fundamental en la supervisión del traslado del programa de Chicago al Monasterio del Sagrado Corazón en Hales Corners. Antes de eso, gran parte de su vida estuvo dedicada al ministerio parroquial.

Su primer destino fue la parroquia de Santa Cecilia en San Antonio en 1982. Desde allí se dirigió a su ciudad natal, Detroit, sirviendo en la parroquia de su infancia, Santa Rosa de Lima. También ejerció su ministerio en Milwaukee, y en Houston en las parroquias de Santa Isabel Ana Seton y San Mateo. Antes de trasladarse a Chicago, sirvió como miembro del equipo pastoral que atiende gran parte del norte de Mississippi a través de Sacred Heart Southern Missions.

En 2017, reflexionó sobre su vocación:

“Mi llamada a la vida religiosa fue alimentada por los Sacerdotes del Sagrado Corazón que vinieron a mi parroquia en el centro de la ciudad de Detroit. Fue entonces cuando empezó a crecer mi amor por la liturgia. A menudo reflexionó sobre el pasaje del Evangelio proclamado cuando hice mis primeros votos con la congregación de 1975: “Mientras Jesús estaba con ellos a la mesa, tomó el pan, dijo la bendición, lo partió y se lo dio. Con ello se les abrieron los ojos y le reconocieron… Se decían unos a otros: ‘¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba por el camino abriéndonos las Escrituras?’. (Lucas 24:31-32).

“A lo largo de mis 42 años como miembro de los Sacerdotes del Sagrado Corazón he recordado y reflexionado a menudo sobre este pasaje. Veo en este pasaje lo que nuestro bautismo y nuestra vida como SCJ nos llama a hacer; es decir, escuchar y reflexionar sobre la Palabra de Dios que nos habla al corazón. Para que lleguemos a conocer a Jesús en la fracción del pan. Reconocer a Jesús en la fracción del pan nos envía a ser profetas del amor y servidores de la reconciliación.

“Como sacerdote, he tenido el placer de celebrar la maravilla del amor del corazón de Jesús en la celebración de la misa. He ejercido mi ministerio como sacerdote en San Antonio, Detroit, Milwaukee, Houston y en el norte de Mississippi.

“Es un privilegio estar con nuestros estudiantes y candidatos religiosos en su camino mientras disciernen su llamado en la vida a ser un miembro de la Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón. Mi esperanza es que descubramos corazones que arden dentro de nosotros mientras Cristo nos habla a nuestros corazones y que lleguemos a conocerlo en la fracción del pan y a conocerlo en los rostros de nuestros hermanos y hermanas. Porque, como nos desafía el número 81-82 de nuestras Constituciones ‘la Eucaristía tiene sus efectos en todo lo que somos y hacemos… y que nos lanza sin cesar a las calles del mundo al servicio del Evangelio'”.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter