15 julio 2021
15 jul 2021

#scjnews l 10

Entrevista con el P. Sildo César da Costa, nuevo Superior Provincial de la Provincia de BRM

de  Danilo Cardoso, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

¿Cómo son estos primeros momentos suyos como Provincial?

Es un reto. La llamada a esta misión fue una sorpresa, pero al mismo tiempo, siempre estoy disponible para servir. Mi lema de ordenación es He aquí que vengo a hacer tu voluntad, oh Padre. Estoy aquí para servir y hacer la voluntad de Dios en lo que sea necesario. Espero ser un buen instrumento en las manos de Dios para guiar esta Provincia nuestra.

¿Cree que los valores formados en la experiencia parroquial pueden integrarse en su gestión como Superior Provincial?

Veo que trabajar con la gente te ayuda en todos los sentidos. No sólo en la misión de hoy como superior provincial, sino como religioso. En este período de la pandemia, por ejemplo, no fue cobarde, no se encerró en su casa, al contrario, el pueblo salió al encuentro de una nueva evangelización. El pueblo me enseñó esto: a no tener miedo a la audacia, incluso ahora como Superior Provincial. A veces, hay ciertas cosas que hacen que yo mismo, como párroco, diría: ¿funcionará? Pero ellos tomaron la iniciativa y lo hicieron… tú sólo eres alguien que está ahí apoyándolos. ¿Qué necesitaban? El sacerdote para apoyarlos. No soy yo quien va a hacer la vida de la Provincia, pero estoy ahí para apoyar, para animar, para que nuestra Provincia lleve a cabo el trabajo y la misión que se le ha encomendado.

¿Puede compartir las prioridades que ha identificado con el nuevo Consejo Provincial?

Mi primer paso como Superior Provincial es ver la realidad de la Provincia. He sido consejero provincial, conozco mi provincia, pero sé que las realidades cambian de un tiempo a otro. Ahora es el momento de ver, de conocer mejor esta realidad, la religiosa, nuestras obras. El primer paso que hemos dado es valorar a los superiores locales. Quienquiera que esté en esa zona, en esa región que está siendo llamada a ser superior, debería serlo de hecho. La prioridad es el Plan Trienal de nuestro gobierno. La Asamblea se celebrará el 7 de julio en línea. Poner en práctica este plan es nuestra misión como Gobierno Provincial.

Este año celebraremos el centenario del nacimiento del P. Bourgeois, nuestro sexto superior general, y en 2022, el 40º aniversario de la aprobación de nuestras Constituciones. ¿Ha pensado ya el Gobierno Provincial en una propuesta de celebración de estos hitos históricos?

Como novato, ya había oído hablar del padre Bourgeois. Esperamos que en el segundo semestre podamos celebrar esta importante ocasión y, sobre todo, estudiar mejor lo que él, como Superior General, transmitió a los religiosos. Hoy vamos a examinar más de cerca nuestra Regla de Vida. Veo que la importancia de esto está también en la parte histórica. En nuestra provincia tenemos el APPAL -Archivo Provincial del Padre Lux- donde trabajamos y valoramos mucho la historia de la Congregación. Creo que haremos una gran contribución cuando podamos ofrecer un archivo para aquellos que quieran saber más sobre nuestra historia SCJ. Conocer, por ejemplo, a los primeros misioneros alemanes que están en el origen de las Provincias BRM y BSP. Le debemos mucho a la provincia alemana. Queremos saber más sobre la historia para valorarla.

Me gustaría saber cómo piensa y ha desarrollado la internacionalidad. ¿Cuál es su visión en la Congregación y en la Provincia?

Creo que como Congregación ya hemos dado pasos importantes. Como Provincia también estamos tomando estas medidas. Pero veo que podemos ir más allá. La cercanía a nuestros cohermanos, a nuestras Provincias hermanas, a los que están cerca y a los que están lejos, nos hace sentir más como una Congregación y experimentar más el sentido de pertenencia. Nuestro noviciado acoge a los formadores de otras provincias. Enviamos a tres religiosos a estudiar a Roma, donde ya tenemos a dos, y contamos con la participación de los cohermanos en las misiones a las que somos llamados.

Me gustaría que dijera unas palabras sobre su visión de la familia dehoniana en la provincia de BRM.

Una de las cosas que considero muy importantes es la Familia Dehoniana. Estamos insertados en 27 parroquias. El mayor trabajo está ahí. El pueblo bebe de nuestra espiritualidad, la espiritualidad del Corazón de Jesús. Tenemos grupos de dehonianos laicos; en total estamos en 4 sectores, 155 miembros que forman parte de los dehonianos laicos en estos 4 sectores de la Provincia. Y en la dimensión misionera de los jóvenes – MDJ – tenemos 125 jóvenes directamente involucrados en la misión. Por supuesto, es un número que puede crecer, porque vemos que hay muchos jóvenes que quieren vivir esta experiencia. Tenemos la Fraternidad Mariana, fundada por nuestro cohermano, el Siervo de Dios P. Aloisio, que también se nutre de nuestra experiencia y nuestra espiritualidad. Tenemos comunidades de vida, como el Arca de la Alianza en Joinville, que fue fundada por laicos, pero que tiene su carisma gracias al P. En definitiva, en nuestra Provincia existen varias ramas que podemos entender como la Familia Dehoniana. Lo veo muy positivo, y es una dimensión que aún debe ser mejorada, por supuesto, para acercarnos aún más al cultivo de la espiritualidad dehoniana.

Podemos decir que la Familia Dehoniana está cumpliendo lo que tanto deseaba Dehon: llevar a Cristo al corazón del mundo y al mundo al Corazón de Cristo. Padre, me gustaría que dejara un mensaje para toda la familia dehoniana.

Quiero desear a todos los cohermanos la llamada a vivir aún más el espíritu dehoniano. Tenemos una Regla de Vida que intentamos comprender y vivir mejor, entendiendo así quiénes somos: Dehonianos, Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús, religiosos, sacerdotes, hermanos… vivir esta experiencia es muy bonito. Cuando vivimos, ciertamente también evangelizamos. Más que las palabras, el testigo hablará. Me gustaría que cada uno de nosotros fuera capaz de abrazar nuestro carisma con gran amor, pues es un carisma muy rico. Se sabe que los laicos, nuestro pueblo de Dios, lo observan mucho más claramente que nosotros mismos. Tenemos que abrazar nuestro carisma y vivirlo en nuestras comunidades. Que el Padre Dehon, con sus palabras y su testimonio, aumente aún más nuestro deseo de servir a Dios, de servir al Maestro Jesús y a su Corazón. Deseo que todos vivamos con fuerza esta experiencia del Corazón de Jesús y que, como siempre digo, nos sintamos parte de la Familia Dehoniana: y, en segundo lugar, Sint Unum, que vivamos la unidad y la comunión entre nosotros para dar un testimonio tal que la gente misma vea “cómo se aman” a partir de nuestro testimonio.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mis datos personales