23 junio 2021
23 jun 2021

#scjnews l 9

Entrevista al P. Carlos Luis Suárez Codorniú, con motivo de la visita fraterna a la Provincia Dehoniana del Sur de Italia (ITM), del 3 al 25 de mayo de 2021.

de  Sergio Rotasperti

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Los cohermanos de la provincia del sur de Italia estaban muy contentos de haberte acogido como hermano. Reconocieron en ti el signo de la unidad de la Congregación. ¿Qué significa esto para ti?

Hacer una visita a una entidad es siempre una alegría porque se conoce a los hermanos, su misión y crece el sentido de comunión. Los cohermanos mostraron un fuerte sentido de pertenencia a la congregación. La visita fue también una oportunidad para ponernos al día sobre el momento actual que estamos viviendo.

Desde hace años, la provincia del IMT está inmersa en un proceso de redimensión basado en estos criterios: fidelidad al carisma dehoniano, revitalización de la vida comunitaria, presencia en el mundo de los jóvenes, apertura a la misión ad gentes, presencia en contextos más pobres. Teniendo en cuenta el fuerte descenso de las cifras y el envejecimiento, ¿cuáles crees que son las prioridades para el futuro?

Hay una prioridad que creo que es común y transversal a todos los criterios: continuar el discernimiento emprendido. La escucha de los demás y de las realidades en las que estamos implicados se vive con seriedad. He observado que la dimensión fraternal también se toma muy en serio. Hay algunas opciones importantes: la cercanía a los jóvenes universitarios, el uso de los medios de comunicación, la oferta de centros de espiritualidad. En general, he notado una provincia muy viva en su servicio y compromiso.

En una reciente entrevista, el P. Ciro, Superior Provincial, hizo una petición de ayuda a la Congregación para apoyar la misión en Albania. ¿Ha hablado de esto, puede hablarnos de ello?

La primera visita que hice al principio de mi servicio con el padre Artur Saneki fue a Albania. Queríamos empezar en la periferia, para entender la realidad que viven nuestros cohermanos. Albania es una periferia humana, de Europa, de la historia. Nuestros cohermanos están realizando un magnífico servicio. Los jóvenes también han participado en labores de voluntariado (My Mission). Sin embargo, es necesario reforzar la presencia de los cohermanos, ya que es un trabajo no sólo de la provincia del IMT, sino de toda la congregación. Ahora hay un cohermano que se está preparando y espero que haya otros disponibles. El reto que plantea Albania es también un reto cultural.

Hace unos días Teledehon se convirtió en una red nacional. Se trata de un objetivo importante en el ámbito de la evangelización y del conocimiento del carisma dehoniano. ¿Qué valor tiene esta forma particular de apostolado de la provincia ITM para toda la congregación?

Es un gran valor que está en consonancia con lo que deseaba el P. Dehon. Nuestro fundador también utilizó los medios de comunicación (por ejemplo, la revista “El Reino del Sagrado Corazón en las almas y en la sociedad”) para comunicar el evangelio que llevaba dentro. Los dehonianos de Italia siempre han tenido una gran sensibilidad en este campo. Se trata de un compromiso que requiere preparación y colaboración. Y es un reto que los cohermanos llevan a cabo con alegría y pasión. Teledehon crece cada vez más y entra en comunicación con diócesis y grupos católicos. Ayuda a poner en marcha un pensamiento común.

 En unos días comienza la asamblea provincial de los dehonianos del Norte. ¿No cree que los recursos y los proyectos deberían unificarse entre las dos provincias italianas? ¿En qué aspectos, en su opinión, deberían caminar más juntas las dos provincias italianas?

Entre las dos entidades nunca ha habido una división total, que se entienda como indiferencia. Hay religiosos en el norte y en el sur donde está vivo el deseo de acercarse, de compartir. Pienso, por ejemplo, en el trabajo común en el mundo de los jóvenes. Sin duda podemos hacer más, pero todo parte del interés mutuo de conocernos y entendernos. Los SCJ pueden aportar una gran contribución al servicio de Italia, que es rica en patrimonio. Existe el deseo, la voluntad y la posibilidad. Se trata de poner medidas concretas en la agenda.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mis datos personales