18 marzo 2021
18 mar 2021

“… ¡Como si la hubiera escrito un dehoniano!”

Entrevista al Superior General, Padre Carlos Luis Suárez Codorniú SCJ, sobre "Fratelli tutti", la reciente encíclica del Papa Francisco.

de  André Lorenz

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

La encíclica “Fratelli tutti” del Papa Francisco tiene asombrosos paralelismos con la espiritualidad y la actividad dehoniana. ¿Cómo explicaría la encíclica en pocas palabras?

La encíclica es un peregrinaje a través de la humanidad. Para mí, la encíclica es una lectio divina sobre la parábola del buen samaritano, una contemplación para reflexionar: ¿Adónde vamos? ¿Cómo lo hacemos? ¿Con quién nos encontramos? ¿A quién evitamos? Siempre intentamos llegar a un determinado destino. Pero, ¿qué ocurre en el camino? Cuando el Papa lee esta maravillosa parábola, está, en cierto modo, sentado a la vera de este camino, tomándose el tiempo de sentir esta peregrinación.

Qué fue lo primero que pensó cuando leyó la encíclica?

Era como si la hubiera escrito un dehoniano. (Risas) De hecho, inmediatamente escribimos una carta a la Congregación porque estábamos muy impresionados. Lo que leímos nos resultó muy familiar. Los dehonianos pueden sentirse a gusto en el texto porque se trata de nuestra espiritualidad. El padre Dehon también era un viajero. Pero para él no se trataba de hacer turismo y conocer nuevos lugares. Viajar era su forma de entender el mundo. Tomó muchas notas en sus viajes, y esto nos muestra la profunda comprensión que también buscaba el padre Dehon: hacia dónde vamos, qué nos da alegría, que uno se preocupa por sus compañeros porque no estamos solos. Como dice el Papa: somos compañeros de viaje.

¿Y cómo se sintió como Superior General: Confirmado? ¿Animado?

Fratelli tutti me ha animado enormemente. La encíclica es muy útil para reforzar nuestro compromiso. A veces hablamos del Dehon espiritual, del Dehon social, del Dehon histórico, pero en realidad consideramos la espiritualidad de Dehon como un todo. Se expresa en una forma particular de ver el mundo, y de eso trata la encíclica. Está arraigada en una experiencia de fe, y sobre la base de esa experiencia se puede afrontar la vida adecuadamente. Eso todavía es posible hoy en día. En todo el mundo nos comprometemos de muchas maneras, pero cada acción debe formar parte de una experiencia interior de fe y de Dios, porque es Dios quien hace algo con nosotros. A veces se acerca a nosotros, a veces se detiene. Cuando descubrimos lo que Dios está haciendo con nosotros, tenemos que hacerlo.

Usted ha dicho que la encíclica describe un camino, una peregrinación, pero ¿hacia qué meta? ¿Cuál es la respuesta del Papa? 

Estamos llamados a amar lo que nos hace palpitar el corazón. Amar nuestra vida. Apreciar nuestros dones y talentos. Disfrutar de nuestro peregrinaje, descubrir nuevas caras y compañeros. Nuestra existencia tiene sentido, y no estamos solos. ¿Cómo puedes ayudarme a ser más humano, un mejor hombre, una mejor mujer? ¿Cómo puedes ayudarme a desarrollar lo que soy? Es una maravillosa peregrinación de solidaridad: caminemos juntos. Este es el Sint Unum en nuestra espiritualidad: ¡que todos sean uno! Y una nueva forma de leer nuestro Sint Unum. Fratelli tutti es también una continuación coherente de las enseñanzas de este Papa. Todas sus cartas tienen algo en común: que cada uno ayude al otro a desarrollarse.

El Papa Francisco escribe en un momento dado (FT 127): “Es posible anhelar un planeta que asegure tierra, techo y trabajo para todos. Este es el verdadero camino de la paz…” ¿Qué puede hacer hoy en día un Papa en un mundo predominantemente secular, globalizado y fragmentado?

La forma de ser Papa de Francisco es la cercanía: a la gente, a los más pobres. Especialmente los más pobres necesitan más cercanía, y la obtienen del Papa Francisco. Para mí es maravilloso leer esta parábola y sentir esta cercanía. Dios también nos hizo sentir esta cercanía cuando el Verbo vino a nuestro mundo y se hizo carne. Esto también es importante para nuestra vida religiosa, para que permanezcamos juntos. Lo que el Papa Francisco también muestra es bondad. Esta alegría de ser amable con los demás y preguntar: ¿qué quieres que te haga? Eso es lo que sacamos de las enseñanzas del Papa Francisco: Cercanía y amabilidad. Nos lo muestra a través de muchos gestos de amistad. Se siente cerca de nosotros, somos de su familia.

La cercanía y la amabilidad son también características de los dehonianos. Como dehoniano, ¿qué es lo más importante que ha aprendido de “Fratelli Tutti”? ¿Qué novedad has encontrado en ella?

Lo que fue nuevo para mí fue el valor de dar un paso atrás y ver nuestra espiritualidad bajo una nueva luz. El Papa se refiere al Evangelio, y por supuesto que conocemos muy bien el Evangelio. Pero ahora el Papa está arrojando una nueva luz sobre el Evangelio, ofreciéndonos una nueva forma de verlo, y pienso: “Dios mío, conocemos al Papa desde hace tanto tiempo, pero ahora está aún más cerca de nosotros. El Papa nos invita a acercarnos aún más a él diciendo: Sumérgete en el Evangelio. Eso es lo que también enseñaba el padre Dehon: sumergirse en el Evangelio. Forma parte de esta parábola. Sé uno de los que buscan a Jesús

El Papa Francisco dice: “Seamos parte activa en la rehabilitación y el auxilio de las sociedades heridas” (FT 77). Eso parece sacado directamente de la declaración de la misión de los dehonianos…

… ¡Claro que sí! Esto es una reparación. Vemos sociedades rotas. Vemos familias rotas. Vemos naciones rotas. Vemos a muchas personas heridas y lastimadas. El mundo entero está sufriendo. Hay muchas cosas que hay que reparar. La forma de expresar nuestro amor a Dios es mostrar nuestro amor a las personas rotas en nuestro contexto, en nuestro tiempo. La espiritualidad de la reparación está absolutamente presente en este texto. El buen samaritano demostró exactamente eso. Hizo su parte para curar. Los dehonianos no somos los superhombres de la humanidad, pero somos una pequeña parte de un gran número de héroes en este mundo. No podemos asumir todas las cargas de este mundo, eso sería presuntuoso y frustrante, pero podemos hacer algo. ¡Esto es maravilloso! Y nos preguntamos muy seriamente: ¿qué puedo hacer? ¿Dónde está mi herido? ¿Para qué hombre, qué mujer, qué niño, puedo ser parte de la curación?

¿Cuándo fue la última vez que sentiste que podías hacer algo?

Tal vez hace dos horas (risas). Recibí una llamada de un cohermano. Estaba muy disgustado por un malentendido con otro cohermano. Yo sólo estaba allí para él, me tomé mi tiempo y le dije: Cálmate, no debes tomártelo tan a pecho. Sí, creo que esa fue la última vez… Estoy convencido de que cada uno de nosotros tiene oportunidades cada día de formar parte de una solución.

¿Cómo resumiría las similitudes entre la espiritualidad dehoniana y “Fratelli tutti”?

Alguien nos ama antes de que nosotros amemos, sin pedir nada a cambio. ¿Por qué este hombre de la parábola del buen samaritano, de entre todas las personas, se detuvo ese día? ¿Y los demás no? No sabía nada del herido, si era rico, por ejemplo, y luego le pagaría por su servicio. Lo hizo por la alegría de hacer algo bueno por otro. Creo que eso es muy dehoniano. Mirando a nuestro Fundador, incluso en encuentros concretos con otras personas, con otras religiones, aprendemos: No dejes de hacer lo mejor para los demás. Y hacerlo sin reciprocidad, esto es especialmente importante en nuestra época en la que siempre se dice: ¿qué recibo a cambio? Perdemos la alegría de entregarnos con abnegación.

Hay una conexión especial entre el Papa Francisco, sus escritos, sus enseñanzas y el legado del Padre Dehon. ¿Cuál es esta relación?

Ambos tienen los pies en el suelo. Conocen la realidad. Lo saben: Hay muchos momentos dolorosos en este mundo. Pero al mismo tiempo, son hombres de esperanza. Saben que no sucumbirán ante la tristeza, la violencia, el egoísmo. Saben que la historia está en manos de Dios, y que Dios será el vencedor de la historia. Pero si alguien gana, eso significa que otro perderá. Nuestra forma de ganar es perder: mis propios proyectos, mi comodidad personal. “¿Cómo te conviertes en un perdedor?” – eso es muy difícil en una sociedad que se basa principalmente en ganar. ¡Lea este libro, tome este curso, y será un ganador! No, creo que el evangelio nos enseña: ¡sea un perdedor! Pierde lo peor de ti mismo, y sólo entonces serás realmente feliz, ¡sólo entonces serás un verdadero ser humano!

Esto suena muy extraño, especialmente en nuestras sociedades occidentales: ganar perdiendo…

…¡claro! En una de nuestras escuelas en España tuve una reunión con los profesores. Les pedí que pusieran un gran cartel delante de la escuela con las palabras: ¡ven a unirte a nosotros y conviértete en un perdedor! Estaban sorprendidos…

… ¡Puedo entenderlo!

Después, traté de explicar que ésta es la lógica del evangelio. El buen samaritano fue sin duda un ganador. En el proceso, perdió dinero, perdió tiempo, quizás perdió una cita y perdió a su novia.

¿Y qué ganó?

La alegría de la compasión. De lo que se trata es de la compasión. A todos nos sobran los buenos sentimientos. Pero, ¿qué son los buenos sentimientos? No te allanan el camino. La compasión marca la diferencia. El buen samaritano se vio a sí mismo: no soy sólo un viajero, soy un peregrino. Eso marca la diferencia. Está teniendo una experiencia de Dios, no controlando cada paso, sino dejando que ocurra lo correcto. Un viajero planea a dónde va, cuándo se detendrá, cuándo estará en tal lugar. Un peregrino, en cambio, no sabe dónde va a dormir mañana.

El Papa Francisco escribió “Fratelli tutti” antes y durante la pandemia del Coronavirus. ¿En qué medida se ha visto afectado el trabajo de los dehonianos por la pandemia? ¿Cómo se puede seguir siendo buenos samaritanos en esta pandemia?

¡Buena pregunta! Nuestra regla de vida exige que un Superior General visite todas las entidades. Para ello, debería estar viajando constantemente por todo el mundo, visitando unos 50 países diferentes. No he podido hacerlo desde hace casi un año. Pero hemos encontrado nuevas posibilidades en la Administración General con los medios digitales. Y ahora tenemos más tiempo para rezar, para pensar mejor, para reflexionar, para discutir. Para mí, el tiempo que paso aquí, en la comunidad de Roma, con unos 40 cohermanos, es una bendición. Cuando comencé mi servicio a la congregación, todo lo que dije en todas partes fue: “¡Hola!”, “¡Hola!”, “¡Adiós!”, “¡Adiós!” Estuve fuera la mayor parte del tiempo. Pero ahora estoy aquí, conociendo a mis hermanos más jóvenes. Es una forma muy diferente de conocer la Congregación. Pero, por supuesto, tengo el deseo de volver a visitar las entidades y abrazar a mis cohermanos, ver sus realidades con mis propios ojos. Yo también sufro de esto.

¿Significa esto que usted será el primer Superior General que no habrá visitado todas las Entidades durante su mandato?

Bueno, el Padre Dehon también tuvo esta experiencia durante tres años en la Primera Guerra Mundial. Allí sólo viajaba entre Bruselas y San Quintín. Tuvo que renunciar a sus viajes en una época en la que la Congregación comenzaba a desarrollarse en muchos lugares. Esto significa que ahora me siento más cerca del Padre Dehon.

Recuerdo nuestra primera conversación, justo después de su elección, donde le pregunté por sus principales retos. Usted respondió: redescubrir el Evangelio, redescubrir el legado de nuestro Fundador y redescubrir al propio Fundador. Probablemente no se imaginaba que el redescubrimiento del Fundador se produciría en este tipo de aislamiento.

¡Jamás! ¡Pero es precioso! Me ayuda enormemente. Hoy, por supuesto, tenemos las posibilidades de la tecnología. Y los documentos del Papa Francisco – Fratelli tutti, Evangelii Gaudium, Laudato Si’ – nos ayudan en el camino hacia el Evangelio. Me siento bendecido por estas enseñanzas. Nos ayudan a actualizar nuestra experiencia del Evangelio.

Inmediatamente después de la publicación de la encíclica, usted escribió una carta a la Congregación. Han publicado varios artículos al respecto en su sitio web dehoniani.org. ¿Cuáles son sus planes futuros sobre cómo deben trabajar y vivir los dehonianos con esta encíclica?

Invitamos a todas las entidades a leer la encíclica a partir de su propia realidad. Por ejemplo, también pedimos a nuestras escuelas que hagan algo de Fratelli tutti y Laudato Si’, porque creemos que ambos van juntos. Tenemos muchos recursos, sólo tenemos que utilizarlos adecuadamente. Tenemos mucho material y muchas oportunidades. Las entidades se lo están tomando muy en serio, y ya han surgido varias iniciativas concretas.

 

Dein Reich Komme 60 (2021) 10-13.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mis datos personales