15 agosto 2020
15 ago 2020

P. Osnildo Carlos Klann

P. Osnildo Carlos Klann
* 26.09.1937
† 14.08.2020

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Padre Osnildo Carlos Klann nació en Brusque (BR) el 26 de septiembre de 1937 y tenía 82 años. Hizo sus primeros votos el 2 de febrero de 1957 y fue ordenado sacerdote el 28 de junio de 1964 en la Parroquia de São Luiz Gonzaga, también en la ciudad de Brusque.

Actualmente vivía en la casa parroquial de Jaraguá do Sul con otros cuatro sacerdotes.

El entierro tuvo lugar a las 9 de la mañana de este sábado (15) en el Seminário Sagrado Coração de Jesus en Corupá. Después de eso hubo una misa de despedida.

Los doctos brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a la multitud la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad (Dn 12,3)


Una vida, muchas luchas

(Mons. Murilo Sebastião Ramos Krieger, scj) – “Una vida, muchas luchas”, aquí está el posible título de un libro que alguien quisiera escribir sobre nuestro cohermano, el P. Osnildo Carlos Klann. Es difícil imaginarlo en un monasterio contemplativo; pero tampoco sería verdadera una biografía de él que no diera especial énfasis a su profunda vida de oración y a su intensa vida espiritual.

A lo largo de ocho años, el joven, nacido el 26.09.1937, estudió en Corupá/SC – Brasil (1948-1955); formó parte de la clase que inauguró el Noviciado de Rio Cerro – Jaraguá do Sul/SC – Brasil (1956). Sus primeros votos fueron el 02.02.1957. Estudió Filosofía en Brusque/SC – Brasil (1957-1958) y Teología en Taubaté/SP – Brasil y en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma – Italia (1959-1964), donde también se especializó en exégesis – un curso que no terminó por razones personales. Hizo sus votos perpetuos el 02.02.1960 y fue ordenado sacerdote el 28.06.1964.

Después de su ordenación, comenzó un tipo de vida que le valió un título dado por la homilía de la misa de funeral: “Una estrella que brilla para siempre”. Después de todo, según la definición del profeta Daniel: “Los que instruyen a muchos en la justicia brillarán como las estrellas para siempre” (Dan 12:3). Este hermano nuestro dedicó gran parte de su vida a la formación de jóvenes que buscaban la vida religiosa y sacerdotal. Si todos los S.C.J. de Brasil Centro-Sur que fueron tocados y beneficiados por su dedicación hubieran participado en su entierro – y ciertamente hubieran querido participar, si no fuera por las limitaciones impuestas por la pandemia de Covid-19 – una multitud se habría concentrado en Corupá, donde fue enterrado. Ya en vida fue una estrella en la vida de innumerables personas. Era una estrella que señalaba a Dios; una estrella que nos recordaba la importancia de la Iglesia; una estrella que nos enseñaba que ser cristiano es servir, es dar vida, es ser como el grano de trigo, es imitar a Jesucristo.

Fue formador y profesor en los Seminarios Menores de Lavras/MG – Brasil (1964), de Curitiba/PR – Brasil (1964-1965) y de Corupá (1966-1967), y en Teología, en Taubaté (1968). Fue Secretario Provincial en São Paulo de 1969 a 1975. En esa época, asistió a la Universidad Makenzie, en São Paulo/SP – Brasil, convirtiéndose en licenciado en portugués y francés. En 1977 volvió a ser formador y profesor en Corupá; desde el año siguiente hasta 1981 fue Rector de este Seminario. Luego fue nombrado Consejero Provincial y Viceprovincial (1981); dedicó el año 1982 a un curso de formación para religiosos en Rio de Janeiro. A partir de 1983 se convirtió en Maestro de Novicios, cargo que ocupó hasta 1991, cuando fue elegido Superior Provincial (1991-1997). Se convirtió de nuevo en Maestro de Novicios (1997-2001). En 1999 fue nombrado responsable del área de Formación de la Congregación. De 2001 a 2003 fue Superior Regional del BRM. El 12 de agosto de 2003, con la división en dos de la entonces Provincia del Brasil Meridional (BRM y BSP), se convirtió en el primer Superior Provincial de BRM, cargo que ocupó hasta 2006. En el segundo semestre de ese año fue vicario de la parroquia de San Sabastián en Jaraguá do Sul. En 2007 se marchó como misionero a la Misión del Congo y permanecería allí si no fuera por los problemas de salud que surgieron. Luego regresó a Brasil, pero su corazón no. En 2016 regresó a la parroquia de San Sabastián en Jaraguá do Sul, donde murió el 14 de agosto de 2020.

Los que conocían su forma de ser, su amor al Corazón de Jesús, su pasión por la Iglesia y su afecto por nuestra Congregación Dehoniana testimonian que no podían imaginar al Padre Osnildo sin ser lo que era: un religioso del Corazón de Jesús y un sacerdote. Era una persona recta y coherente. Era un hombre de Dios; un amigo de Dios.

Una de sus principales características era la transparencia. Era lo que era; era lo que parecía ser, incluso en su determinación, impetuosidad y exigencias. Se podía estar en desacuerdo con él; pero eso no hizo que sus convicciones se tambalearan.

Todos tenemos una enorme deuda con el Padre Osnildo por lo que fue, por lo que hizo, y por lo que sembró en los corazones de tanta gente. Es parte de nuestra historia, y una parte importante, porque dejó sus huellas en los corazones de nuestros religiosos y nuestra gente.

Que el Señor nos dé la gracia de tener siempre su ejemplo ante nosotros para que, como la estrella que sigue siendo, nos ilumine y nos señale a Dios. Y que el Corazón de Jesús le dé al Padre Osnildo la gracia de estar con él, ya que pasó su vida sirviéndole, y la gracia de ser honrado por el Padre (Jn 12:26).

 

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter