16 diciembre 2020
16 dic 2020

“Siempre disponible, de diferentes maneras”

“Siempre disponible, de diferentes maneras”
Entrevista al p. Maggiorino Madella, scj, misionero en Angola. En el umbral de su 80 cumpleaños, recuerda algunas etapas de su vida como misionero, a la luz del Evangelio.
de  Levi dos Anjos Ferreira, scj
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Fue en octubre de 1970 cuando por primera vez P. Maggiorino puso un pie en suelo africano. Ahora cumple exactamente 50 años desde esa primera vez. Golpeado por COVID-19 junto con otros hermanos en Angola, regresó a Italia. La experiencia de aislamiento en casa y en el hospital fue una prueba difícil, pero vivida en una atmósfera de amor, con la certeza de que Dios es amor para todos. Lo entrevistamos.

Maggiorino, ¿cómo surgió el deseo de ser misionero y por qué eligió África?

No elegí ir a África. Viví los primeros años de mi vida y mi juventud tanto en mi familia como en la Congregación en un ambiente formativo de apertura, diálogo y acogida. Cuando en el Tercer año de Teología los superiores me preguntaron qué quería para el futuro, expresé el deseo de ir al extranjero. En total disponibilidad. La respuesta fue: Mozambique. África era nueva y grande para mí, mucho menos problemática de lo que veo ahora.

Mantengo la idea de África de forma positiva. Ha habido muchas divisiones y ocupaciones en el pasado, como en otras partes de África o América Latina. Pero desde el principio me ayudaron a entrar en suelo africano. Hice una pasantía de dos años en Madeira con el objetivo de trabajar en la pastoral. Los dos nos fuimos a Mozambique. Fue en octubre de 1970, hace exactamente 50 años. Era la época colonial, una época de aventuras. Pero cuando llegué a Mozambique me colocaron en un sector completamente diferente: la formación. Eso también es disponibilidad.

¿Qué características de la Iglesia Africana le han marcado más profundamente?

Llegué en el período post-conciliar. Ya estábamos sensibilizados por el empuje conciliar del Vaticano II. En Mozambique encontré una iglesia tradicional, con la intención de crear estructuras, con la figura del misionero y el catequista en su centro. Creamos un fermento, una transformación gradual. La reacción no fue muy positiva y los misioneros mayores no estaban muy entusiasmados con nuestra forma de ver las cosas. Los jóvenes misioneros queríamos transformar la iglesia en una iglesia más dinámica y ministerial; queríamos hacer más formación y hacer a la gente más corresponsable. Este fue un trabajo lento y gradual, que me llevó a trabajar también a nivel diocesano, según la mentalidad del Vaticano II.

…pero en África la gente ya tenía la fe…

El africano es una persona religiosa, instintiva y extensamente profunda. Llevar el Evangelio, evangelizar es otra cosa. Se trata de injertar el camino evangélico en la Iglesia entendida como una familia, donde todos son corresponsables.

Se habla mucho del hecho de que África será el futuro de la Iglesia, en lo que respecta a las vocaciones. ¿Qué opinas?

Ciertamente África está experimentando un fuerte dinamismo a nivel religioso y cristiano. Gracias también a la dinámica postconciliar, la vida del Evangelio penetra más profundamente en las comunidades cristianas. Hay vocaciones tanto a nivel cristiano como en los seminarios, y este fenómeno está creciendo mucho. También hay contradicciones. No es fácil asimilar una novedad fermentada por el Evangelio. No obstante, creo que habrá un gran futuro para África, al servicio de los demás.

Debemos tener en cuenta que en esta dinámica el protagonista es el Espíritu Santo. Ayudamos, colaboramos, tratamos de compartir, porque el fermento del Evangelio puede convertirse en la novedad de la vida. Pero debemos dejar espacio para el Espíritu de Dios.

Te quedaste en Mozambique durante 34 años y luego te fuiste a Angola.

Viví 16 años en Angola. La realidad es bastante diferente. Mozambique ha seguido siendo más tradicional, más lento, cerrado. Angola, tras la unificación, es un país más abierto a experiencias diferentes.

¿Dónde te gustaba trabajar más?

Ah… no… No se trata de placer, se trata de darse a uno mismo. He vivido en muchas comunidades y en diferentes sectores. Traté de ser útil y creativo. No me considero un genio, pero colecciono y crío tanto como escucho. Quería crear algo nuevo en el grupo misionero dehoniano que ayudara a cambiar.

¿Qué consejo le da a los jóvenes religiosos que desean servir a la Iglesia en África?

Hablar con los demás es siempre delicado. Uno necesita ser uno mismo, tener una auténtica y fuerte identidad humana y cristiana. Además, para ser muy abierto todo esto requiere humildad, dedicación, la capacidad de caminar con los demás, sin ser superiores y maestros. Dialogar, dialogar y atreverse…

Se ha hablado y se sigue hablando de inculturación. En África se mezclan las diversas culturas y tradiciones. ¿Qué puede decirnos?

La cultura tiene valores y límites. Por sus valores debe ser escuchada, respetada, valorada y hay que entrar en una relación constructiva con ella. También hay límites, como los límites lingüísticos. Creo que debemos actuar con equilibrio, sin sentirnos superiores. Es el Evangelio que inculca y fermenta los valores locales.

Somos colaboradores del Evangelio. Sólo el Evangelio transforma, y nosotros como colaboradores debemos desaparecer y dejarnos transformar.

La inculturación litúrgica es una etapa: hay cosas que funcionan y otras que no. Lo importante es que los africanos se conviertan en protagonistas de su fe, de su cultura según el espíritu del Evangelio.

Debemos estar siempre disponibles, de diferentes maneras.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter