23 abril 2021
23 abr 2021

La crisis climática y el drama de los desplazados

Una conversación con el obispo dehoniano,  Mons. Claudio Dalla Zuanna, Arzobispo de Beira (Mozambique), con motivo de la reciente publicación del documento del Vaticano sobre los desplazados climáticos.

de  Boris Igor Signe

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El 31 de marzo usted participó en una conferencia de prensa en el Vaticano durante la cual se presentó un nuevo documento del Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral. ¿Puede decirnos qué es este documento?

El documento presentado en esa ocasión fue “Orientaciones pastorales sobre el desplazamiento climático” (OPCDP). Se trata de un documento que pasa a formar parte del Magisterio de la Iglesia y que se centra exclusivamente en los desplazados climáticos, poniendo de relieve el actual escenario mundial y sugiriendo respuestas pastorales. El objetivo es dotar a las Iglesias locales de una herramienta para responder pastoralmente a las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares, relaciones sociales y medios de vida como consecuencia de las catástrofes naturales relacionadas con el cambio climático en el mundo.

¿Cuál cree que es la razón para publicar un documento de este tipo sobre el cambio climático en este momento concreto de nuestra historia?

Los medios de comunicación informan con frecuencia de las catástrofes naturales: ciclones, inundaciones, sequías, grandes incendios, etc. No se trata de fenómenos aislados e inconexos, sino que tienen un origen común: el cambio climático. Se trata de una crisis climática que afecta a nuestro hogar común, el planeta Tierra. Esta crisis se intensifica y el número de víctimas y daños en todos los continentes aumenta exponencialmente. Ya no podemos pensar en algo que no nos afecte directamente sólo porque los fenómenos extremos aún no son muy frecuentes en nuestro país.

En el prefacio escrito por el Papa Francisco, hace una conexión entre la crisis del cambio climático y la crisis sanitaria actual. ¿Debemos entenderlos de la misma manera?

Ambos fenómenos no son lo mismo, pero están conectados entre sí en su causa profunda: la presión a la que está sometido el planeta, incrementada por la acción humana que acelera el aumento de la temperatura, destruye los ecosistemas, produce deforestación y aumenta la contaminación.

En menos de dos años, se han registrado tres ciclones en la ciudad de Beira, donde se encuentra su diócesis. ¿Cuáles son las consecuencias del cambio climático en Mozambique?

El fenómeno de los ciclones, tan frecuente sobre la zona central de Mozambique, es una de las consecuencias del cambio climático. La isla de Madagascar, exactamente enfrente de la costa de Mozambique, solía defenderla de la mayoría de los ciclones que se forman en el océano abierto, pero ahora, con el elevado aumento de la temperatura del agua del canal de Mozambique, las perturbaciones o tormentas tropicales se convierten fácilmente en ciclones destructivos que a menudo provocan inundaciones. Por otra parte, la sequía que azota periódicamente el país, sobre todo en el sur, parece estar relacionada con el aumento de la temperatura y la deforestación. Muchas personas están abandonando la zona rural porque la tierra ya no es suficientemente fértil y el acceso al agua es cada vez más difícil.

En la conferencia de prensa, usted dijo: “No podemos limitarnos a las intervenciones de emergencia, a veces motivadas por emociones que se desvanecen rápidamente, ni al reasentamiento de personas desplazadas en zonas donde no se han prestado los servicios esenciales”. ¿Qué soluciones concretas y eficaces propone para el caso de los desplazados climáticos en la ciudad de Beira?

No podemos esperar a que miles de personas no tengan dónde ir para empezar a preparar las instalaciones de acogida. La ciudad de Beira se encuentra en la costa y está rodeada de miles de kilómetros cuadrados de terreno llano justo por encima del nivel del mar. Todos los habitantes de esta zona son posibles “candidatos” a convertirse en desplazados climáticos. Tenemos que empezar a crear zonas de servicios básicos fuera de esta zona frecuentemente inundada, creando oportunidades de subsistencia para que la gente se anime a establecerse en estos lugares. Como diócesis estamos construyendo casas sencillas para las familias desplazadas más desfavorecidas que, debido a los tres últimos ciclones, se están reasentando en estas zonas a unos 60 km de la ciudad.

Ante la dramática situación que vive el norte de Mozambique, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha anunciado que el número de personas que se ven obligadas a huir del norte del país podría superar el millón de personas de aquí a junio si no cesa la violencia actual. ¿Qué hacen la Iglesia y las instituciones internacionales sobre el terreno?

Es realmente una situación dramática y trágica. Desde los primeros actos de desestabilización, la Iglesia ha dado a conocer lo que ocurría a pesar del deseo de las autoridades de mantener todo oculto. La diócesis local, a través de Cáritas y con el apoyo de toda la Iglesia de Mozambique y de muchas personas de buena voluntad, principalmente de los países de origen de los numerosos misioneros, acogió inmediatamente a los primeros refugiados dándoles comida y ropa, pero también asesoramiento y apoyo psicológico.

En los últimos días la Conferencia Episcopal se ha pronunciado sobre esta tragedia y sobre la situación de incertidumbre que vive el país, reconociendo en los jóvenes sin oportunidades de una vida digna un terreno fértil para la inestabilidad.

La Iglesia desea seguir colaborando con las autoridades y con todas las fuerzas vivas del país en la construcción de una sociedad unida y solidaria. Por ello, insta a las instituciones locales y a la comunidad internacional a que apoyen a los numerosos desplazados y a los que viven en riesgo de hambre, a que creen oportunidades para los jóvenes y a que defiendan a la población indefensa de la violencia.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mis datos personales