31 mayo 2021
31 may 2021

Una vida de evangelización
a través de la música

"Mi mayor alegría se encuentra en la alegría de la gente"
(Padre Zezinho)

de  Mary Gorski

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El 8 de junio, el padre José Fernandes de Oliveira, SCJ, cumple 80 años. Durante la mayor parte de esos años ha sido conocido como “Padre Zezinho”, un compositor e intérprete cristiano que ha escrito más de 1.800 canciones y 80 libros, y ha grabado 120 álbumes. Sus conciertos han llenado estadios y su programa de radio en Brasil sigue atrayendo a millones de oyentes.

El más joven de seis hijos de la ciudad brasileña de Machado (al sur de Minas Gerais), dice que heredó su amor por la música de su padre, que también tocaba la guitarra. El padre Zezinho emitió sus primeros votos con los Sacerdotes del Sagrado Corazón en 1961, y realizó sus estudios de seminario en Estados Unidos, en el Seminario y Escuela de Teología del Sagrado Corazón. Posteriormente, recibió un doctorado honorífico en Teología y Catequesis por la Universidad Católica de Paraná (Curitiba, Brasil) y un doctorado honorífico en Comunicación y Teología por la Universidad Salesiana de Araçatuba, en São Paulo.

Antes de cumplir 80 años, el P. Zezinho se sentó con dehoniani.org para una entrevista en la que reflexionó sobre su vida como dehoniano, músico, compositor e intérprete. Las preguntas y respuestas:

La música y la narración han definido su ministerio desde que es dehoniano y SCJ. ¿Qué fue primero, la vocación a la música o la vocación al sacerdocio como SCJ?

La gente me da títulos, o descripciones, como “narrador”, “intérprete”, “compositor” y “escritor”. Soy esas cosas, pero nunca fue lo que pretendía. De niño soñaba con ser un sacerdote dehoniano en una parroquia. Esa era mi vocación. Pero nunca llegué a ser párroco. Mis superiores me animaron a evangelizar con la música, escribiendo canciones y actuando, especialmente para los jóvenes. Pienso en San Efrem y en la evangelización que hizo a través de sus palabras y su música.

¿Cómo empezó a escribir canciones? ¿Fue un hobby, o siempre lo vio como un ministerio?

Empezó como un hobby. Pero luego a los jóvenes, a los feligreses y a los compañeros sacerdotes les gustaban mis canciones. Un grupo de hermanas paulistas, que tenía un estudio de grabación en São Paulo, me invitó a grabar cuatro canciones para nuestra parroquia. Fui, sin saber que se convertiría en algo mucho más grande. En tres meses, habían vendido 3.000 discos. Se convirtió en un verdadero “hit”. Después, mis canciones sonaron en la radio y la televisión, así como en actuaciones en escenarios, calles e iglesias.

Escribir canciones se convirtió en una profesión, en un ministerio. En 1972 escribí una canción que se traduce como “Había planeado una vida para mí, pero Dios tenía sus planes. Y aquí estoy haciendo lo que Dios decidió para mí y no lo que había soñado. Pero soy más feliz de lo que hubiera podido imaginar”.

Así es como me siento con respecto a la composición y las actuaciones. No es lo que planeé, no es lo que soñé, pero fue el camino que Dios me marcó y soy feliz por ello.

Describa su proceso de composición, ¿qué le inspira a escribir una canción o un libro?

Leo, reflexiono y luego trato de transmitir la enseñanza de nuestra Iglesia con música y palabras. A veces empiezo con la letra, a veces con la melodía; a veces toda la canción parece venir de golpe. Dios inspira, la obra viene del cielo. Creo que la música puede ser profética y que los escritores de canciones son utilizados por Dios igual que otros profetas, igual que en los salmos. Los escritores somos utilizados por Dios para su proyecto. Los sacerdotes, las religiosas y los laicos que escribimos y actuamos no somos especiales por nuestra música; las canciones son siempre un ministerio secundario. Las canciones son regalos por los que debemos ser agradecidos y humildes al recibirlos. Es importante recordar que ser conocido o famoso no es lo mismo que ser sabio.

¿Tiene alguna canción o libro favorito que haya escrito? Si es así, ¿qué lo hace especial?

De las 1.800 canciones que he publicado, más de 500 se han convertido en “éxitos”. Las Hermanas Paulistas las están recopilando en un libro. Esa respuesta a la música es algo especial para mí.

¿Cuándo empezó a interpretar su música?

Empezó en la parroquia con la gente uniéndose, dando palmas. Yo trataba de dar a conocer la obra y las enseñanzas del Vaticano II en San Judas, alrededor de 1967. Algunos se oponían a los nuevos estilos: “¿Quién es este joven sacerdote que subvierte a nuestra juventud?”, decían. Por supuesto, todavía hay algunos que se oponen a lo que predico a través de mi música. El cambio puede ser difícil. Pero otros han sufrido mucho más que yo.

¿Qué es lo que más le ha alegrado en su ministerio como intérprete? ¿Qué le ha sorprendido?

Mi mayor alegría se encuentra en la alegría de la gente. Cada día reflexiono sobre las palabras iniciales de Gaudium et Spes del Papa Pablo VI que nos recuerdan que las alegrías y esperanzas del pueblo, así como sus penas y angustias, son también las de la Iglesia. La alegría del pueblo es la alegría de la Iglesia, por lo que también es mi alegría.

¿Cómo ha cambiado su ministerio -su forma de componer y sus actuaciones- a lo largo de los años? ¿Es diferente el énfasis ahora que cuando empezó?

Siempre estoy cambiando con nuestra Iglesia y con nuestra Congregación. Los ríos y arroyos cambian constantemente, pero rara vez corren hacia atrás. A mí me pasa lo mismo, o al menos es como intento vivir.

¿Cómo es su ministerio ahora que se acerca a los 80 años? ¿Sigue actuando, haciendo su programa de radio, escribiendo música o libros?

Sigo con mi programa de radio; tiene unos dos millones de oyentes. Después de 40 años, dejé la televisión por motivos de salud. Todavía escribo libros, artículos y canciones. Pero dejé el escenario y ya no viajo. Tenemos un estudio en nuestra casa donde nuestros alumnos de teología practican y graban. Yo también. Enseñé catequesis, oratoria y comunicación durante 32 años, así que el estudio tiene mi apodo en la fachada. Allí producimos nuestros vídeos. Actualmente estoy trabajando en un libro titulado Por Uma Comunicação Reparadora(Una comunicación de reparación).

¿Qué consejo le daría a un joven que quiera seguir sus pasos como sacerdote religioso e intérprete musical?

A cualquiera que quiera seguir mis pasos le digo: “Yo nunca quise esto”. Fue el Señor, Jesús, quien lo quiso, los dehonianos, las paulistas y los muchos obispos que pidieron los talentos que me fueron regalados por Dios. Obedecí, así ha funcionado siempre para mí, diciendo “sí”. En el Sagrado Corazón, continúo como un compañero dehoniano, como un compañero sacerdote al servicio de los demás.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter