31 enero 2021
31 ene 2021

“Enséñame a vivir mejor el bautismo”

El 14 de enero, noticias de Brasil resonaron en muchas casas de nuestra Congregación, trayendo consternación: la muerte muy temprana del seminarista Osvaldo Henrique da Veiga, 22, víctima de un derrame cerebral.

de  Eduardo Nunes Pugliesi, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

El reciente 14 de enero, las noticias de Brasil resonaron en muchas casas de nuestra Congregación trayendo consternación. Es la muerte muy temprana del seminarista Osvaldo Henrique da Veiga, de 22 años, víctima de un derrame cerebral. El joven seminarista comenzaría su segundo año del curso de filosofía y residía en el Seminario Padre Dehon, en la ciudad de Várzea Grande / MT (Provincia BSP). Sobre este lamentable hecho, recopilamos alguna información con el P. Igor Pereira, scj, director de esa casa.

P. Igor, la llegada de esta trágica noticia ciertamente ha conmovido a personas en muchos lugares. No fue diferente aquí en el entorno de la Casa Generalicia. La causa poco común de muerte para alguien de la edad de Osvaldo, llena de interrogantes el pensamiento de quienes se enteran de la noticia. ¿Podría describir cómo sucedió?

Osvaldo y otro seminarista estaban ayudando a cuidar el seminario durante el período de vacaciones antes del inicio del año escolar. Siendo natural del estado de Mato Grosso (donde se encuentra el seminario) y teniendo cerca a su familia, me pidió permiso para acompañar a sus padres y hermana en un breve recorrido por el pueblo vecino, Chapada dos Guimarães, en un lugar turístico, conocido como Salgadeira. Era lunes 11 de enero. En este lugar se realiza ecoturismo con posibilidad de bañarse en una cascada. Fue exactamente durante una visita a una cascada que el seminarista comenzó a mostrar signos de convulsión. Tal problema puso al joven en una situación de inconsciencia, de la que ya no se recuperó hasta el día de su muerte en la tarde del jueves 14 de enero.

Según los médicos, ¿cuál habría sido la causa de la convulsión, el coma y la consiguiente muerte después de tres días?

Osvaldo era un niño de aspecto saludable. Lo que no se sabía es que había un proceso de malformación en el sistema arteriovenoso de su cerebro. El contacto con el agua que “golpeó” su cabeza durante el baño en cascada provocó el derrame cerebral. El parque Salgadeira se encuentra a 48 km de Cuiabá, capital del estado de Mato Grosso y donde se encuentra el hospital donde fue rescatado. Más allá de la distancia, la ayuda tardó en llegar. Todo este contexto contribuyó a la irreversibilidad de la situación.

Es fácil imaginar el drama vivido por la familia, los amigos y la comunidad del Seminário Padre Dehon en estos días. ¿Cómo ve usted, que siguió tan de cerca este doloroso proceso, estos acontecimientos?

Bueno … se me dio la difícil tarea de ser ministro de Dios en esta hora de dolor y tanto desafío. A pesar de la inmensa carga de conmoción que se cernió sobre todos los involucrados, especialmente por los padres de Osvaldo, José y Elis, así como por su hermana Gabriela, podemos decir que hay señales consoladoras que nos han ayudado a “digerir” mejor este amargo suceso. Lo que digo ahora no lo digo porque está muerto. Digo porque ya era mi impresión como formador: Osvaldo ciertamente no era un chico perfecto, pero tenía virtudes dignas de admirar. Sencillo, gentil, capaz de crear integración entre las personas de la comunidad, se destacó por su buen humor y fe vibrante, evidenciada en una vida sacramental y de oración ejemplar. Muchacho de frecuente confesión, hubo momentos en los que insistentemente me pidió que le enseñara a “vivir mejor el bautismo”. ¡Si! ¡Esas son sus palabras! ¡Tenía esta sed! Esto me causó admiración. Fue muy devoto de la Virgen María y un niño de frecuentes visitas al tabernáculo. Su madre me contó que durante estas últimas vacaciones la llevó a una capilla en la ciudad de Tapurah, ciudad donde reside su familia, a 387 km de Cuiabá. Había comprado una franela y un producto de limpieza por su cuenta. Al entrar a la capilla, le pidió a su madre que viniera siempre allí a limpiar el lugar, pero sobre todo el tabernáculo. ¡Este es el celo que tenía por la Eucaristía!

Y todo esto, entonces, muestra hermosos aspectos de la fe de nuestro seminarista…

¡Si! No solamente. Estos recuerdos impregnaron las conmovedoras conversaciones con su familia en estos días de dolor. En el fondo, ayudaron a darse cuenta de que, misteriosamente, la gracia de Dios obraba en todo, incluso en medio de una prueba tan difícil de superar. El rastro de conmoción se vio en su funeral y entierro el viernes 15 de enero en Tapurah. Hubo una afluencia de gran número de personas, además de un buen grupo de religiosos dehonianos de ese sector de la Provincia BSP. Por supuesto, todo esto no quita el dolor que estamos sintiendo, pero nos hace “ver más allá de los hechos”. Nos hace “ver con los ojos de Dios”. Recordar todo esto trajo un pequeño consuelo a todos. El tiempo y la gracia se encargarán de aliviar aún más este sufrimiento. Ore por la familia. Ore por nuestro seminario.

 

Continuemos en oración por el alma de Osvaldo y por el consuelo de su familia y amigos. Continuemos con la esperanza que nos da el Corazón de Jesús: incluso en la prueba más dura, no debemos confundirnos in aeternum.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter