09 septiembre 2020
09 sep 2020

El seminario de la diáspora no es el “nuevo normal”, sino que se remonta a los primeros tiempos de la vida cristiana

El seminario menor en Indonesia introduce la vida del seminario de la diáspora, lo que permite a los estudiantes permanecer en las comunidades o parroquias cercanas durante la pandemia del covid -19. Un formador dehoniano escribe desde el seminario menor de San Pablo en Palembang, Indonesia.

de  Christian Hofer Samosir, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

No ha sido habitual. Durante varios meses, no ha habido seminaristas en Palembang, en el Seminario Menor de San Pablo. No es porque no haya candidatos al seminario, sino que es debido al Coronavirus.

Durante seis meses, nuestro seminario ha estado cerrado debido a la pandemia del covid-19. En marzo, todos los seminaristas fueron enviados de vuelta a sus familias para que estén más seguros en casa que viviendo juntos en el seminario. Según las noticias de diciembre, el covid-19 comenzó a propagarse a muchos países y también en Indonesia. El Gobierno de Indonesia elaboró especialmente muchos protocolos para prevenir la propagación del virus, insistiendo en el uso de las máscaras, el lavado de las manos y mantener la distancia física y social (como hicieron otros países, de acuerdo con el llamado de la OMS para protegerse del Coronavirus). Debido a estos protocolos, nosotros, los formadores del seminario, decidimos devolver a los seminaristas a sus familias para disminuir la aglomeración social en el seminario. Alrededor de cien estudiantes en el seminario fueron más que desafiantes durante el Covic-19 para evitar la agrupación social.  También fue una sugerencia del Obispo de la Arquidiócesis de Palembang. La Iglesia quería apoyar los esfuerzos del gobierno para detener la propagación del Coronavirus. Como impacto de esta situación, todos los seminaristas continuaron su proceso de formación por Internet en sus casas.

Quedarse a vivir en casa no era la mejor opción para el proceso de formación de los seminaristas. Finalmente, como resultado de la discusión en torno a los formadores del seminario y más sobre el consejo del obispo, decidimos hacer un nuevo sistema de formación, a saber: Seminario de la Diáspora. El estilo del Seminario de la Diáspora se adapta de la vida cristiana temprana en la Santa Biblia. Los seminaristas se reparten o dividen en pequeños grupos (dos en dos, tres en tres, o más, pero no más de seis) y viven en algunas de las parroquias o comunidades de los SCJ alrededor de la diócesis de Palembang, la diócesis de Tanjungkarang o la diócesis de Padang. Continúan su proceso de formación viviendo junto a sacerdotes o religiosos. Finalmente, desde julio hasta ahora, todos los seminaristas han estado viviendo en algunas parroquias o comunidades religiosas y haciendo sus estudios por internet (Educación a distancia). A través de esto, los seminaristas experimentan la vida comunitaria y la orientación de los dehonianos

Nosotros, los formateadores, seguimos en el seminario. Hay siete dehonianos que participan en la formación en el Seminario Menor de San Pablo. En esta situación, tenemos que salir de nuestra zona de confort para estar  más activo en las redes sociales o nuestro dispositivo móvil para el seguimiento, el cuidado y la escucha de los seminaristas que están en diferentes lugares. En algunas ocasiones, tenemos que salir de la casa del seminario y encontrarnos con nuestros seminaristas en las parroquias y comunidades religiosas (pero manteniendo los protocolos).

La dinámica de la formación ahora se hace por medio de encuentros virtuales ya sea con zoom o con clase de Google (Google class) . Todos los SCJ, como formadores, están luchando para dar su cordialidad por los seminaristas. Seguimos haciendo nuestra responsabilidad como formadores, pero no por el acompañamiento directo, sino por la conexión en la red. A veces, tenemos que hacer materia para la conferencia o preparar el tema para el curso en la clase virtual. No es realmente difícil, pero tampoco es un trabajo fácil porque algunos de nosotros somos personas que estamos inmigrando a la nueva generación (quiero decir que la generación de los baby boomers se mueve de la generación X o Y para ajustar las muchas cosas de la generación X o Y). Pero aquí estamos. Somos SCJ, dehonianos, que estamos listos para formatearnos de acuerdo a la situación y la cultura. También es nuestra prueba para vivir el espíritu del Ecce Venio con la apertura de nuestro corazón y mente al nuevo futuro y a la nueva cultura. Como un himno al Espíritu Santo “guíanos aunque tengamos que sacrificarnos por servir”.

Que esta pandemia pase pronto. Recemos por ellos, los seminaristas.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter