07 diciembre 2020
07 dic 2020

Tres tifones sucesivos azotaron Filipinas

Tres tifones sucesivos azotaron Filipinas
Los Dehonianos responden a la calamidad natural en Filipinas.
de  Nathaniel Robilla, scj
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Desde principios del año 2020, la parte septentrional de Filipinas se ha visto afectada por diversas calamidades como la erupción del volcán Taal, situado en la provincia de Batangas, el pasado 12 de enero de 2020. La población de Manila y de las ciudades cercanas se vio afectada por la caída de cenizas. El 15 de marzo pasado comenzó el confinamiento en el que se obligó a las familias a quedarse en casa debido a la pandemia del coronavirus que inmovilizó a todo el país. Recientemente, el 25 de octubre pasado el tifón Quinta azotó la parte norte de las Visayas y alguna parte del sur de Luzón. El 2 de noviembre el tifón “Rolly” azotó el sur de Luzón, y el 11 de noviembre el tifón Ulises azotó el centro de Luzón, donde se registraron daños aún mayores que en los anteriores.

A pesar de la amenaza de la pandemia, las tres parroquias dirigidas por los dehonianos pudieron ayudar en las necesidades más urgentes de los feligreses más afectados por estos tres tifones. En la Parroquia de San Lorenzo Ruiz, el P. Nino Etulle, scj, párroco, y otros dos hermanos dehonianos salieron sin miedo “de la sacristía” para ayudar a la gente.

Pudieron ayudar a 300 familias pobres gracias a la ayuda de Cáritas Manila y de la LGU (Unidad de Gobierno Local). Durante este tiempo no interrumpieron el programa de alimentación de la parroquia,  ya que pudieron alimentar a 201 personas cada semana. También continúan proporcionando apoyo educativo a 40 estudiantes que sigues sus clases on line.

Teniendo en cuenta las numerosas ayudas recibidas de diferentes instituciones y comunidades dehonianas, también han podido extender su ayuda a la Parroquia de Banal na Krus y a otras comunidades de la parte norte de Luzón que también se vieron afectadas por las inundaciones repentinas, facilitándoles productos alimenticios de primera necesidad.

La Parroquia de Banal na Krus, dirigida por el P. Marcial Aguirre scj, párroco, y otros dos compañeros, ha podido ayudar a más de 300 familias afectadas gracias a la ayuda de la parroquia de San Lorenzo Ruis, y a la ayuda económica de los Dehonianos y de algunos benefactores locales. El programa de alimentación de la parroquia había sido llevado a cabo por la acción social de la Diócesis debido al peligro de la propagación del virus.

La parroquia de San Roque, regida por el P. Elpidio Luza scj y dos religiosos dehonianos más, también había contribuido con productos de primeros auxilios, especialmente a las familias afectadas por la pandemia y los tifones. El programa de alimentación que desde hace años realiza la parroquia ha sido suspendido en este tiempo de pandemia por el aumento de los casos de contagios.

En Dehon House, a causa de la pandemia, la comunidad formativa tiene dificultades para enviar a los estudiantes a realizar las experiencias pastorales, así que han desarrollado un plan para recoger fondos.

Las tres parroquias dehonianas que existen en Manila han expresado su más sincera gratitud por la generosidad de toda esa gente que no soporta el ver a las gentes sufrir golpeadas por los desastres naturales y por la pandemia y que hacen caer a la gente pobre aún en una mayor pobreza.

Como dicen los miembros de las comunidades de Luzon: “El peor momento que hemos vivido es el mejor momento para convertirse en dehoniano”.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter