28 octubre 2020
28 oct 2020

Responder responsablemente a una situación alarmante

Breve escrito para informar los ministerios y los acontecimientos en la región de Asia durante la pandemia del coronavirus.

de  Tinu Thomas Padapurakkal, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Bill Gates en su charla TED en 2015 titulada “¿El próximo brote? No estamos preparados”, sugirió al mundo, para poner en práctica todas nuestras buenas ideas, desde la planificación de escenarios hasta la investigación de vacunas y la formación de los trabajadores de la salud. En sus palabras dijo: “Si algo mata a más de 10 millones de personas en las próximas décadas, es probable que sea un virus altamente infeccioso en lugar de una guerra, no misiles, sino microbios”. Dos años más tarde añadió que es bastante sorprendente lo poco preparado que estamos para ello,” Y ahora lo que ocurre es que decimos a todos como Jesús le dijo a María Magdalena “No me toques” (Juan 20:17). La triste realidad es que ahora el mundo está amenazado con la misma realidad que en la pandemia de 1918 a pesar de todas las ventajas tecnológicas y modernas.

El brote de covic-19 se comunicó inicialmente a la OMS el 31 de diciembre de 2019 en Asia y posteriormente se extendió a todo el mundo. El Asia meridional y el Asia sudoriental son una de las zonas más afectadas por el virus en el mundo. Los sacerdotes de la congregación del Sagrado Corazón de Jesús tenemos nuestra presencia en la India (Asia meridional) y en Filipinas, Indonesia y Vietnam (Asia sudoriental). ¿Cómo se las arreglaron las entidades asiáticas de las zonas altamente afectadas para responder a esta situación no preparada, intensiva y peligrosa?

Según el Padre Joe de Filipinas El desempleo, el hambre y la muerte debido a la pandemia por el COVID-19 trae mucha ansiedad a los filipinos de hoy. Esto se siente mucho en las comunidades más humildes de la zona de Luzón, donde tres comunidades SCJ dirigen parroquias. Gracias a la colaboración de las personas de buen corazón, la Región Filipina de las SCJ responde celosamente a estas necesidades urgentes. Necesidades como alimentos y kits de higiene, medicinas y vitaminas se distribuyen a las familias más afectadas. Se está llevando a cabo un programa de alimentación para los enfermos, los ancianos y los niños. Se presta asistencia financiera a los estudiantes que tienen dificultades en el modo de aprendizaje en línea. También se promueve la jardinería urbana. Mientras tanto, a pesar de la asistencia a cualquier actividad religiosa, la celebración eucarística en línea, la adoración y el recogimiento son impulsados. La fe se actúa audazmente en las bases en este tiempo difícil.

Nueve estudiantes de teología del Distrito de la India se vieron afectados por el coronavirus, luego se recuperaron.  El país hizo un cierre total en las primeras etapas de la pandemia, los Dehonianos se apresuraron a ayudar a la gente con paquetes de comida que contenían comestibles y arroz. A pesar de la situación en las primeras etapas de la pandemia, el distrito tuvo 14 ordenaciones de diáconos y 5 ordenaciones sacerdotales. Uno de los mayores grupos de ordenaciones en la corta historia del distrito se llevó a cabo en circunstancias estrictamente restringidas en seis lugares diferentes del país. De acuerdo con las instrucciones del gobierno, la reunión religiosa no excedería de cien personas, por lo que el distrito sólo permitía la presencia de familiares cercanos durante la ceremonia.

La provincia de Indonesia comenzó a formar una fundación por la crisis producida por el virus para ayudar a los necesitados. La fundación se coordina para reunir a los bienhechores y ayudar a los afectados. Los Dehonianos se aseguran de que nadie pase hambre en esta difícil situación. Las parroquias dehonias proveen de arroz, comida y dinero a la gente de alrededor.  El seminario menor en Indonesia tenía un gran número de estudiantes para acomodar durante la pandemia que causaría la agrupación social entonces los formadores introdujeron la vida del seminario en la diáspora, que permite a los estudiantes permanecer en los alrededores. El estilo del Seminario de la Diáspora se adapta de la vida cristiana temprana en la Santa Biblia. Los seminaristas se extienden o se dividen en pequeños grupos (de dos en dos, de tres en tres, o más, pero no más de seis) y viven en algunas de las parroquias o comunidades de SCJ de los alrededores. Los dehonianos en Indonesia continúan visitando los hospitales y ungiendo a los enfermos manteniendo todo el protocolo por el coronavirus.

El Papa Francisco dice, “podemos curar el mundo”, si todos trabajamos juntos, los dehonianos hacen todo lo posible por estar disponibles en cualquier momento, listos para servir en cualquier situación inconveniente para sacrificar cualquier cosa para que el mundo se cure. Gracias queridos dehonianos por su respuesta a esta situación no preparada, intensiva y peligrosa.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter