12 marzo 2021
12 mar 2021

Amor sin fronteras

de  Joseph Kuate, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Queridos hermanos y hermanas, acabamos de pasar el ecuador de nuestra Cuaresma. Es conveniente que evaluemos lo que ha sido este punto intermedio. ¿Hemos sido fieles a los propósitos y compromisos adquiridos al inicio de la Cuaresma? ¿Hemos hecho alguno? ¿Qué tenemos que hacer ahora para lo que nos espera para prepararnos realmente para la Pascua?

No es tarde, pues la Palabra de Dios nos dice en este domingo que Dios es rico en misericordia. En otras palabras, si volvemos a él con el corazón y el alma, nos dará su amor, nos sacará del fango en el que estamos metidos y nos dará la oportunidad de volver al camino correcto.

La primera lectura es una crónica de la historia de Israel en un momento en que es objeto de la misericordia de Dios. Israel amenazó con desaparecer como nación. El pueblo ha multiplicado las infidelidades y las abominaciones, imitando a las naciones paganas. Dios envió profetas para ponerlos en orden. Agarraron a algunos para matarlos y exiliaron a otros. Dios los abandonó al endurecer sus corazones. Nabucodonosor, rey de Babilonia, se apoderó de Jerusalén, destruyó el templo y deportó la fuerza viva a Babilonia. Pero en el exilio, gracias a la meditación y las enseñanzas de los profetas Ezequiel, el proto-Isaías y Jeremías, el pueblo reconoció su pecado y decidió volver al Señor. Dios eligió al rey Ciro de Persia para derrocar el reino de Nabucodonosor y devolver la libertad al pueblo judío, que había regresado a su tierra tras 49 años de exilio. Todo esto es fruto de la misericordia de Dios.

Tenemos a nuestro alrededor personas que se han comprometido en faltas graves y se preguntan si Dios puede aún perdonarlos. San Pablo, que nos dice que Dios es rico en misericordia, es él mismo fruto de la misericordia de Dios. Habiéndose beneficiado de su misericordia para sí mismo, meditó largamente sobre esta misericordia y puede declarar: “Pero he aquí que se ha manifestado la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor por los hombres, pues nos ha salvado no por nuestros méritos y buenas obras, sino por pura misericordia” (Tito 3,4-5).

El Evangelio alude a otra situación que les ocurrió a los judíos cuando cruzaron el desierto hacia la Tierra Prometida. El pueblo recriminó a Dios y a Moisés por la sed y el hambre. Para corregirlos, Dios envió serpientes con mordeduras ardientes y algunos de ellos murieron. Reconocieron su maldad y rogaron a Moisés que intercediera por ellos. Dios ordenó a Moisés erigir una serpiente de bronce en un mástil para que quien fuera mordido por la serpiente con la mordedura ardiente mirara a esa serpiente de bronce y se curara. En biología y medicina, las vacunas se fabrican a partir de los gérmenes patógenos que causan enfermedades. Igualmente aquí, la serpiente mata pero la mirada sobre la serpiente de bronce cura. Esta serpiente siempre me recuerda al emblema de las farmacias, donde en un palo se enrosca una serpiente. El veneno de la serpiente puede ser una medicina eficaz.

Cristo, en el Evangelio, se compara con esta serpiente: “Como Moisés levantó la serpiente de bronce en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado de la misma manera para que todo el que crea obtenga la vida eterna. Será colgado en la cruz de Jerusalén como la serpiente de bronce de Moisés. Él cargará con nuestros pecados y nos salvará de la condenación eterna que pesa sobre nosotros. El apóstol Pablo lo ilustra bellamente en la segunda lectura: “Estábamos muertos por nuestros pecados, y nos ha hecho revivir con Cristo: ¡os ha salvado por pura bondad! En Cristo Jesús, nos resucitó con él para hacernos sentar con él en el mundo de arriba… quiere mostrar en los tiempos venideros toda su extraordinaria generosidad”.

No hay ninguna falta imperdonable ante Dios. Si el pecador acepta hacer luz en su vida, Dios eliminará todo su pecado. El ejemplo del buen ladrón es evidente. De la oscuridad del Viernes Santo, de la cruz, objeto supremo de la maldición, ha brotado la luz de la resurrección. Esta luz transformó la cruz en un objeto de bendición. Quien mira a Cristo en la cruz obtiene la gracia por sus pecados como un preso condenado a muerte que goza de la amnistía de un monarca.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Enviar el email a
Declaro que he leído y entendido la Política de Privacidad.