26 febrero 2021
26 feb 2021

Este es mi Hijo amado

de  Joseph Kuaté, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Cada año, el segundo domingo de Cuaresma nos invita a meditar sobre la transfiguración de nuestro Señor Jesucristo en una montaña de Galilea, que suele identificarse con el Monte Tabor. La montaña, en las Escrituras, es el lugar de la teofanía, es decir, de la manifestación de Dios.

Esta idea no está lejos de la creencia africana. La montaña es la morada de los espíritus, tanto buenos como malvados. En las montañas se erigieron santuarios. Eran lugares de oración a Dios o a los antepasados y, como lugares sagrados, estaba prohibido acceder en cualquier momento. Uno no se aventuraba a ir allí por cualquier motivo. En la primera lectura, es también a la montaña de Moria hacia donde Abraham se dirige para el sacrificio.

Jesús también va a la montaña con tres discípulos para orar. La oración es uno de los pilares de la Cuaresma. Estamos invitados a embarcarnos con Jesús y sus discípulos en esta oración. Los tres apóstoles son los que van a presenciar algunos momentos importantes de la vida y la misión de Cristo: la resurrección de la hija de Jairo, el Huerto de los Olivos.

¿Por qué los trae a esta montaña? Para mostrarles su gloria, para su transfiguración. Mientras rezaban, el rostro de Cristo se volvió radiante, de una blancura incomparable. La blancura es un signo de pureza. Es su gloria la que se les manifiesta. ¿Y por qué en este preciso momento? Los Evangelios nos dicen que fue algo pedagógico. Fue para amortiguar en ellos la conmoción de su pasión y muerte, ese trágico acontecimiento que sacudiría su fe. Al descubrir su gloria, ellos debían recordarla en el momento de la agonía para comprender que la pasión y la muerte no son nada comparadas con la gloria que se revelará con su resurrección. En el Sinaí, el pueblo tenía miedo de mirar el rostro de Dios. Aquí los apóstoles tienen el valor de soportar el rostro radiante de su Maestro, al menos por un instante. Aparecen dos hombres que también experimentaron la manifestación de Dios en la montaña: Moisés y Elías. Estos dos hombres constituyen la síntesis de la ley y los profetas.

Jesús es el cumplimiento de la ley y los profetas. De hecho, su anuncio se realizará finalmente mediante el don de su vida y su resurrección. El evangelista no dice nada sobre el contenido de su conversación, pero sabemos que hablaban de su próxima subida a Jerusalén para el sacrificio supremo para redención de la humanidad. También a nosotros nos atañe esta presencia en la montaña de la transfiguración, mientras nos preparamos para vivir con fe la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor. Escuchar la ley y los profetas nos ayudará a caminar hacia la Pascua y, por consiguiente, hacia la Pascua eterna en la casa del Padre.

Y entonces les envuelve la nube. La nube simboliza la presencia divina. Esta nube acompañó al pueblo de Israel durante el éxodo. La experiencia del bautismo se repite. Oímos la voz del Padre que habla: “Este es mi Hijo amado”. Y añade: “Escuchadlo”. En el bautismo, el anuncio no se manifestaba como aquí. Es la manifestación de la Trinidad. El Padre habla, el Hijo se transfigura, Palabra por excelencia del Padre. El Espíritu envuelve el espacio desde la nube. Los apóstoles caen y se cubren el rostro como los israelitas en el Sinaí. El hombre no puede escuchar a Dios sin temblar. Cuando despiertan, descubren a Cristo solo, que les invita a no revelar a nadie lo que acaban de vivir, hasta su resurrección.

Señor, como Abraham, a quien embarcaste en la aventura de la fe, te seguimos, seguros de que nos conducirás a través de las pruebas y las tribulaciones, las alegrías, las penas y los sufrimientos de nuestras vidas, hasta la gloria de tu resurrección.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mis datos personales