20 marzo 2021
20 mar 2021

Fieles a la ley del amor

de  Joseph Kuaté, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

En la primera lectura, Dios anuncia, por medio de Jeremías, una nueva alianza que hará con su pueblo. Si anuncia una nueva alianza, significa que la antigua alianza ha terminado o fracasado. Si ha fallado, ¿es el Señor la causa? Un pacto siempre compromete a dos partes. El del Sinaí era vinculante para Yahvé y su pueblo. Yahvé siempre es fiel. Fue su pueblo el que no cumplió los términos de la alianza. Se dice que han traicionado el pacto. Ya en el Sinaí, se hicieron un becerro de oro para adorarlo, cuando habían prometido adorar sólo a Yahvé. A lo largo de los años, el pueblo ha mostrado la misma infidelidad a pesar de las llamadas de los profetas. Dios anuncia otra alianza. ¿En qué se diferenciará esta nueva de la anterior? Dios escribirá su ley en los corazones en lugar de en las piedras. En otras palabras, pondrá su ley al alcance del hombre.

El corazón, en África, es la sede de la vida, el centro de toda deliberación; y cualquier decisión que no provenga del corazón se queda en letra muerta. Esta ley que Dios inscribirá en los corazones es la ley del amor. Es por amor al hombre que hará la nueva alianza con su pueblo. Otra diferencia es la universalidad de este nuevo pacto. No afectará a un solo pueblo. Es a través de su Hijo que el pacto será concluido. El pacto siempre se concluye con un sacrificio.

Jesús se convertirá en el sacrificio que se ofrecerá para sellar la nueva alianza, no sólo entre el Padre e Israel, sino entre el Padre y toda la humanidad. Así que ya no será la sangre de cabras, ovejas y pollos (en África) la que nos salve del pecado y nos acerque a Dios, sino la sangre que Jesús derramará en la cruz. Él es el grano de trigo que caerá en la tierra y, aunque muera, dará mucho fruto con su resurrección. Como decía Tertuliano: “La sangre de los mártires es la semilla de los cristianos. La semilla que cae en la tierra, aunque muera, germina, crece y da fruto. Es por amor que Jesús dará su vida, no sólo para salvar a su pueblo, sino para salvar a toda la humanidad. Mucho antes de su pasión y muerte, ya lo buscaban los griegos, los extranjeros que habían sido excluidos del pueblo de la Antigua Alianza.

El apóstol Pablo diría que todo el cosmos está sediento de salvación, es decir, de los beneficios de la nueva alianza. Escribe: “Porque creo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que ha de manifestarse en nosotros. Porque la creación, que espera, anhela la revelación de los hijos de Dios. Si fue sometida a la vanidad -no porque quisiera, sino por quien la sometió- fue con la esperanza de que también ella fuera liberada de la esclavitud de la corrupción para entrar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Rom 8,18-21). La muerte de Cristo en la cruz y su resurrección tendrán un impacto en todo el universo. Como declara en el Evangelio: “Cuando sea levantado de la tierra, atraeré todas las cosas hacia mí. Mediante su resurrección, recuperará la gloria que dejó junto al Padre antes de asumir la condición humana (Flp 2,6-11).

La salvación que trae a través de este sacrificio supremo tiene una fuerza centrífuga que lo convierte en el juez de todo el universo, teniendo el derecho de caer y levantarse de nuevo sobre todos los seres. Es por este sacrificio que Él redime a toda la humanidad de la condenación del pecado. “Ahora que ha alcanzado la perfección, trae la salvación definitiva a los que le obedecen” (Heb 5,9). Siguiendo su ejemplo, se nos invita a obedecer hasta la entrega total de nuestra vida, sabiendo que la semilla que cae en la tierra, si muere, siempre dará fruto.

Señor, es por tu cruz que nos salvarás. Durante cinco semanas nos llevaste al desierto para que pudiéramos aprender de ti cómo ser fieles servidores del Padre. Nos enseñas hoy que, entregándonos sin reservas en obediencia a los términos de la nueva alianza que sellaste para nosotros en la cruz, incluso hasta dar nuestra propia vida, podemos ser tus fieles discípulos. Te pedimos que nos mantengas fieles a tu nueva ley de amor.

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter