05 marzo 2021
05 mar 2021

Un corazón libre

Un corazón libre
de  Joseph Kuate, scj
email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

Hermanos y hermanas, hemos llegado al tercer domingo de Cuaresma. En el Evangelio, asistimos a una escena insólita en la vida de Jesús. Rara vez le encontramos enfadado y protagonizando actos de violencia en los Evangelios. Expulsa a los mercaderes del templo, vuelca las mesas de los cambistas y declara que la casa de su Padre es una casa de oración y no una cueva de ladrones. El templo de Jerusalén no sólo era el lugar de las ceremonias religiosas, sino también el pulmón económico de Israel. Allí se realizaban los intercambios de exportación e importación, el cambio de divisas. Allí también estaba el gran mercado de animales para el sacrificio (ovejas, terneros, palomas…), la venta de pieles de animales que el país exportaba en cantidad. Este aspecto económico había primado sobre la propia finalidad del templo descrita por Cristo, es decir, la casa de oración. Es un rechazo profético y simbólico a la centralización del sistema religioso, económico y político del judaísmo que manifiesta con su acto.

Sin embargo, Jesús no sólo hablaba en contra de este sistema, también había masas de personas que eran oprimidas y robadas por el sistema. Por eso Jesús habla de una cueva de ladrones. Los mercados están siempre llenos de traficantes, que explotan descaradamente a los comerciantes deshonestos, a los bandidos, y es peligroso que este sea un lugar sagrado que se preste a dejar florecer sus actividades. Obviamente, la protesta contra esta estructura central del judaísmo, que Jesús ratifica simbólicamente, amenaza el poder y los privilegios de quienes se benefician de ella. No es de extrañar, por tanto, que la aristocracia sagrada, especialmente los sacerdotes y los escribas, cuya custodia del templo está en sus manos, empiecen a buscar la manera de destruirlo.

Los judíos le piden explicaciones por lo que está haciendo. Su acto les parece escandaloso, pero no se dan cuenta de que el verdadero escándalo es haber transformado el templo en un lugar de tráfico donde se cometen injusticias. En las religiones tradicionales africanas, se dice que los lugares sagrados deben estar siempre limpios. Además de barrer, se exige que estos lugares sagrados sean lugares donde se reconcilien los enemigos, lugares donde las palabras de maldición se transformen en palabras de bendición. Es una forma de eliminar, como Cristo, de los santuarios los objetos de tráfico y de pecado. Jesús escandalizó aún más a los judíos al pedirles que destruyeran el templo para poder reconstruirlo en tres días.  Hace un anuncio profético. Reveló que era el nuevo templo no hecho por las manos del hombre, sino construido por Dios. Estos detractores lo destruirán dándole muerte, pero tres días después volverá a la vida. Nosotros, los cristianos, formamos el cuerpo de Cristo, es decir, este nuevo templo. Cada uno de nosotros es un elemento en la construcción de este templo. El tiempo de la Cuaresma es el tiempo de la purificación del templo. Que Cristo eche fuera en nosotros lo que no honra a Dios. Hagamos de nosotros mismos el templo del Espíritu Santo, negándonos a hacer de nuestros cuerpos lugares de comercio y tráfico, sino una morada de Dios.

La primera lectura nos presenta los 10 mandamientos que Dios asigna a su pueblo, al que acaba de liberar de la esclavitud de los egipcios. Dejémonos liberar por Cristo de las diversas esclavitudes abrazando los mandamientos de Dios. Estos mandamientos hacen un pueblo consagrado a Dios con una constitución. Todos estos mandamientos pretenden prohibir a Israel esclavizar o someter a alguien a la esclavitud. Cristo resumirá todos los mandamientos en el amor a Dios y el amor al prójimo. Amar significa entonces purificarse de cualquier deseo de esclavizar a los demás y armarse para su servicio volando en su ayuda.

Hay que entregarse al servicio hasta el don supremo de la propia vida como hizo Cristo. Es en este Dios que se entrega hasta el extremo en el que creemos. Murió para redimirnos. Para los judíos esto es un escándalo y para los gentiles es una locura. Pero para nosotros, es la sabiduría de Dios la que esconde misterios insondables. Es irracional, pero nuestra fe le da lógica. “Las locuras de Dios son más sabias que las de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la de los seres humanos”, nos dice San Pablo.

No dejes, Señor, de levantarnos cada vez que caigamos. Ayúdanos a expulsar de tu templo, que es nuestro cuerpo, todos los actos y objetos de tráfico pecaminoso, para que podamos llegar a tu resurrección en la Pascua con un corazón libre de toda contaminación

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter