16 septiembre 2020
16 sep 2020

Covid-19 y la espiritualidad dehoniana

Durante varios meses el mundo ha estado experimentando la crisis del coronavirus. Según los expertos, la pandemia nos acompañará durante otros dos años antes de desaparecer. Hay muchas maneras de tratar esta crisis. Nosotros también, como familia dehoniana, estamos llamados a un profundo cambio interior.

de  Antonio Dall'Osto, scj

email email whatsapp whatsapp facebook twitter Versión para imprimir

En el libro de los Hechos de los Apóstoles, en el capítulo 2, se relata el discurso que Pedro dirigió a las multitudes el día de Pentecostés y se lee que “sintieron sus corazones traspasados” cuando escucharon su palabra. Luego le preguntaron a Peter: “¿qué vamos a hacer?”. Y él respondió: “Conviértanse… y recibirán el don del Espíritu Santo”.

Durante meses el mundo entero ha estado viviendo en la crisis del coronavirus que ha causado tantas muertes y tanto sufrimiento: personas que han perdido a sus seres queridos, trabajadores que se han quedado sin trabajo, un gran número de familias que ya no tienen lo necesario para vivir. Y eso sin mencionar los efectos tan dañinos que se producen en los frágiles presupuestos de muchas economías, especialmente en los países más débiles. Esta es una crisis que tendrá graves consecuencias y durará mucho tiempo. Algunos expertos dicen que el coronavirus nos acompañará por lo menos otros dos años antes de desaparecer.

¿Realmente sentimos que nuestros corazones están atravesados por estas situaciones?

¿Qué debemos hacer?

Hemos oído repetir que, después de esta crisis, nada será igual que antes y que para avanzar necesitaremos una profunda conversión de todos porque, como dijo el Papa Francisco, “todos estamos en el mismo barco”.

El tiempo que tenemos por delante es, por lo tanto, un tiempo que requiere un cambio profundo para volver a un estilo de vida más sobrio, liberándonos de todo lo superfluo, de las cosas inútiles, y salvaguardando la creación, saliendo de una cultura de consumismo que también nos ha infectado a nosotros los religiosos.

¿Cómo se puede transformar este tiempo en un tiempo de gracia? La respuesta que los Dehonianos sacamos de nuestra espiritualidad, de la contemplación del Corazón traspasado de Jesús. En primer lugar, debemos comenzar con una profunda renovación de nuestra comunión fraterna; en segundo lugar, debemos abrir nuestros corazones a los sufrimientos del mundo, en una actitud de solidaridad y compromiso.

La renovación de nuestra vida fraternal

El encierro, impuesto por el coronavirus, “nos ha obligado a abandonar tantas actividades externas y a permanecer más en la comunidad, y por lo tanto en espacios más pequeños, en estrecho contacto unos con otros”. En estas condiciones no es fácil, por así decirlo, poner en práctica la exhortación de Pablo: “Por tanto, vestíos de sentimientos de ternura, bondad, humildad, mansedumbre, magnanimidad, soportándoos y perdonándoos unos a otros, si alguno tuviese algo que quejarse de otro. Como el Señor os ha perdonado, así también vosotros (Col 3:12-13).

Sin embargo, las limitaciones que tiene el coronavirus han fomentado positivamente una mayor atención mutua -que suele faltar- y nos han permitido ejercer el respeto y la cooperación mutuos. Sobre todo, nos han ayudado a redescubrir el auténtico significado de nuestro estar juntos – para nosotros como dehonianos – como está escrito en nuestra regla de vida, es decir, vivir “al servicio de la misión común, asiduos en la comunión fraterna, en la comunidad de vida y fieles a la oración y a la fracción del pan”.

Solidaridad con los que sufren

El otro aspecto positivo ha sido que realmente sentimos nuestros corazones atravesados por el sufrimiento de tantos de nuestros hermanos y hermanas en todas partes del mundo. Este sentimiento toca profundamente nuestra espiritualidad dehoniana. El coronavirus no es de hecho un “castigo de Dios” a la humanidad, como algunos han pensado y dicho. De hecho, Dios se compadece de los que sufren y sufren con los que padecen y usan la ternura hacia los demás. Como dice la Escritura: “Él ha tomado nuestras enfermedades y se ha cargado sobre sí mismo con nuestras enfermedades”. (Mt 8 17).

Nuestra espiritualidad brota de la contemplación de su corazón traspasado, y nos invita a mirar el mundo a través de este mismo corazón compasivo y misericordioso suyo. Nos enseña a darnos a nosotros mismos como Él se dio a sí mismo, hasta la entrega de nuestras propias vidas por amor a nuestros hermanos y hermanas. Lo repetimos cada mañana en nuestros actos de oblación. Cito algunos ejemplos tomados de los patrones de oración de nuestra Provincia del Norte de Italia, donde decimos: “Te ofrecemos nuestra vida para que en tu Hijo te conviertas en un sacrificio que lave el pecado del mundo”; “Haznos sensibles al dolor de los hombres y disponibles para sus necesidades”. La contemplación del Cosmos traspasado se convierte en nosotros en una fuente de solidaridad”, o: “Acepta nuestra vida que queremos ofrecerte hasta el sacrificio total de nosotros mismos”.

En esta contemplación y en esta actitud oblativa, hagamos nuestro lo que la Gaudium et Spes escribe en el nº 1: “Los gozos y las esperanzas, los dolores y las angustias de los hombres de hoy, de los pobres sobre todo y de todos los que sufren, son también los gozos y las esperanzas, los dolores y las angustias de los discípulos de Cristo, y no hay nada auténticamente humano que no tenga eco en sus corazones”.

Estas “alegrías y esperanzas, tristezas y angustias” deben ser llevadas ante el Señor cada día, especialmente en nuestra adoración eucarística diaria. Y, como dijo el Papa Francisco en el Ángelus del 8 de agosto pasado: “Vamos a Jesús, llamemos a su corazón y digámosle: “¡Señor, si puedes, cúrame! Y podemos hacerlo si tenemos siempre ante nosotros el rostro de Jesús, si comprendemos cómo es el corazón de Cristo: un corazón que tiene compasión, que lleva sobre sí mismo nuestras penas, que lleva sobre sí mismo nuestros pecados, nuestros errores, nuestros fracasos”.

Esta capacidad de dar de nosotros mismos, la crisis del coronavirus nos ha mostrado en los muchos ejemplos que hemos visto y todavía tenemos ante nuestros ojos cientos de médicos, enfermeras y miembros del personal sanitario que han sacrificado literalmente sus vidas hasta el punto de morir para curar a los enfermos. Son, diría el Papa Francisco, “los santos de al lado”. La santidad no sólo se lee en los libros, sino en la historia del heroísmo cotidiano. Cuántas personas, aunque no sean religiosas, nos han dado un ejemplo admirable de ello.

Me gustaría terminar informando de un episodio conmovedor -uno entre muchos- contado por una enfermera de un pequeño hospital del interior de la provincia de Bolonia.

“En las primeras semanas de la pandemia, un paciente de más de ochenta años, con fiebre alta y dificultades respiratorias, fue enviado a la sala. A pesar de la falta de aliento, el anciano está alerta, silencioso, consciente de lo que está pasando. El doctor estaba tratando de ponerlo en el respirador cuando suena el teléfono: otro paciente de 40 años, con serios problemas respiratorios está en camino. Llegué justo a tiempo para informar al médico con tal angustia que no podía ni siquiera hablar, porque sabía que el único ventilador disponible era el que se estaba preparando para el señor mayor. Entonces grito: “Pero doctor, no tenemos más respiradores”. Mientras tanto, el nuevo paciente ya había llegado, con los ojos cerrados por el miedo, la fiebre y la idea de estar allí solo, lejos de su familia. El anciano, silencioso, observa toda la escena.  Luego, con un movimiento de su mano, nos llama y, con voz que sale de debajo de la máscara de oxígeno, dice: “Tengo muchos años, ya he vivido mi vida, dale el respirador a ese joven que, tal vez, tenga una familia…”. El médico, con un nudo en la garganta, sólo supo decir “gracias”, e inmediatamente atendió al otro paciente. Escondí el llanto bajo la máscara; me hubiera gustado abrazar a ese noble abuelo, aunque estreché fuertemente sus manos y, no recuerdo lo que le dije, pero miré esos ojos profundos, llenos de lágrimas y de un orgullo digno y vinieron a mi mente las palabras del Evangelio: “No hay mayor amor que éste: dar la vida por los amigos”.

 

Suscríbete
a nuestra newsletter

SUSCRIBIR

Síguenos
en nuestros canales oficiales

 - 

Suscríbete
a nuestra newsletter